Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C.


Visitar el Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C. require un día completo, por lo mínimo. Entrar es gratis, al igual que todos los otros museos manejados por Smithsonian. Su ubicación en el National Mall es muy accesible para los turistas, haciéndolo el segundo más visitado en la ciudad, luego del Museo Nacional del Aire y el Espacio. En el 2018, recibió unos 4.8 millones de visitantes, poniéndolo en la posición número 11 de todos museos más visitados en el mundo.

Este museo abre todos los días (excepto Navidad) de 10 a.m. a 5:30 p.m. Durante la primavera y el verano extienden el horario dos horas más, cerrando a las 7:30 p.m. Esa temporada es bastante concurrida, así que es mejor ir apenas abren o al final de la tarde. Al medio día llegan los buses de turistas y los grupos escolares.

No hay mucho estacionamiento por la zona, por lo que se recomienda ir en transporte público. Puedes tomar las líneas de metro naranja o azul a la parada Smithsonian y salir en dirección al National Mall. Si prefieres usar el bus, puedes tomar las rutas 32, 34 o 36.

Booking.com

Historia del Museo

El Museo Nacional de los Estados Unidos se fundó en 1846 como parte de la Institución Smithsonian. Originalmente se ubicó en lo que hoy en día se conoce como el Castillo Smithsonian. La exhibición abrió al público en 1858, pero la mudaron por falta de espacio a lo que hoy en día se conoce como el Edificio de Artes e Industrias. Era enorme, con un espacio total de 9,100 metros cuadrados (2.25 acres). Sin embargo, el Congreso autorizó la construcción de otro edificio en el lado norte de Avenida de la Constitución con calle 10.

El edificio del Museo Nacional de Historia Natural abrió al público en marzo, 1910, pero no fue completado hasta junio 1911. Costó $3.5 millones, con la inflación hubiese costado $95 millones en el 2020. Albergaba objetos de historia, arte y cultura, además de la colección de historias naturales. A través de los años han recibido donaciones, incluyendo una de $1 millón de la empresa Tiffany & Co. para comprar piedras preciosas. El museo ha sufrido de controversia públicas por acciones tomadas por parte de los administradores y los donantes. Todas las propiedades de Smithsonian requieren financiamiento privado por encima del público. Para operar, este museo tiene un presupuesto anual de $68 millones y 460 empleados.

Museo Nacional de Historia Natural

De niña iba mucho a Washington D.C. pues mis abuelos eran embajadores de Panamá en Estados Unidos. Por eso tengo recuerdos de este museo de joven, que son totalmente diferentes a mis experiencias de adulta. Este museo tiene una colección de 145 millones de especímenes y artefactos. En total, hay tres pisos con 22 galerías llenas de todo lo que te puedas imaginar, hasta un Moai de la Isla de Pascua. El Museo Británico en Londres también tiene uno que se llevaron del Parque Nacional Rapa Nui que está siendo reclamado.

Si quieres ir al Pabellón de las Mariposas debes conseguir un boleto en línea disponible todos los días, excepto los martes que es gratis y solo se dan en sitio. Entrar en este pabellón cuesta entre $6.50 a $7.50 (2020). Tienen más de 300 tipos de mariposas que viven en un oasis tropical lleno de plantas.

Muchos de estos esqueletos en la Sala de Huesos han estado exhibidos desde 1881, cuando el museo se encontraba en el Edificio de Artes e Industrias. Desde los 1960s han estado en su forma actual, representando cada grupo de animales con vértebras.

África

En el centro del Museo Nacional de Historia Natural vas a ver un elefante de 11 toneladas que mide 13 pies. Su nombre es Henry y ha estado exhibido desde 1959, cuando un cazador húngaro donó su piel. Si estás pensando lo mismo que yo, es normal, todos los que matan elefantes son unos malditos. Por suerte, la exhibición crea conciencia de la importancia de los elefantes en África y del problema de la cacería. Puedes escuchar las voces de los elefantes que se comunican con vibraciones de baja frecuencia por más de 10 millas.

El Presidente Theodore Roosevelt fue a África con Smithsonian en 1909-1910. En ese viaje cazó un rinoceronte blanco del norte que está extinto en la naturaleza. Ha estado exhibido en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C. desde 1913. Se encuentra en el Pasillo de los Mamíferos de la Familia Kenneth Behring. Este pasillo tiene un letrero que dice ¡Bienvenido a la reunión familiar! Los mamíferos están por todas partes del mundo y son nuestros parientes más cercanos. Algunos son curiosos, como equidna de pico corto que es uno de los dos tipos de mamíferos que ponen huevos. También tienen una recreación de bronce de morganucadon oehleri, que vivió hace 210 millones de años. En total tienen 274 tipos de mamíferos.

Otra exhibición africana es ‘Los Pueblos y Culturas de África’. Si visitas Washington D.C. también puedes ir al Museo Nacional de Arte Africano y al Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana. Esta exhibición cuenta cómo las personas de África han influenciado la cultura y la historia el mundo. Más de 400 objetos muestran la vida de las personas, activismo político, arte, comercio y religión. Una de las cosas más curiosas fue un avión de KLM usado como ataúd en Ghana.

Salón de Fósiles y Salón de Orígenes Humanos de David H. Koch

El Salón de Fósiles de David H. Koch volvió a abrir luego de cinco años de renovación. Los cambios costaron $110 millones, ya que el espacio es bastante grande con 2,800 metros cuadrados (31,000 pies cuadrados). Solemos pensar que la historia del planeta es reciente, pero en realidad han pasado billones de años. Esta exhibición empieza hace 4.6 billones de años y termina en el futuro. Es una evolución completa donde se pueden ver gigantes del pasado como Tyrannosaurus rex (67 millones de años), Diplodocus y el mamut lanudo (que vivió entre 15,500-11,500) .

En total tienen 700 especímenes de fósiles en el Museo Nacional de Historia Natural. Tienen un laboratorio llamado FossiLab que muestra cómo se preparan los fósiles para ser presentados. Comprendiendo nuestro pasado podemos conectarnos a nuestro presente y futuro. Ojalá se puedan corregir acciones que están causando cambios climáticos, tales como los que pasaron anteriormente que causaron extinción. Pantallas brindas acciones correctivas para que los humanos aprendan mejores comportamientos.

David H. Koch también tiene otro salón de los orígenes humanos que abrió en el 2010 para el aniversario número 100 del museo. Este espacio explica lo que significa ser humano con todos los cambios evolutivos incluyendo caminar de pie, cerebros más grandes y un mundo de símbolos. 6 millones de años de evolución son mostrados con 75 réplicas de cráneos. La Galería de Cambios Mundiales que se centra en cuestiones relacionadas con el cambio climático y el impacto de los humanos en el mundo.

Sant Ocean Hall

Esta exhibición recibe su nombre por sus donantes, Victoria y Roger Sant. Ellos donaron $15 millones para hacer esta sala en el 2008. Actualmente es la colección marina más grande del mundo, con más de 80 millones de especímenes. Solo 600 están exhibidos, incluyendo un modelo tamaño real de Phoenix, una ballena del Atlántico Norte que los científicos han estado siguiendo desde 1987.

En 1903, el Museo Nacional de Historia Natural creó el primer esqueleto completo de una ballena que se ha exhibido. Se pueden ver tres esqueletos de de ballenas antiguas, además de las mandíbulas de un Megalodon extinto. Los visitantes pueden recibir una perspectiva global de la importancia del océano. También tienen un calamar gigante de 25 pies que encontraron 1,300 pies debajo del mar en las costas de España, que ha sido preservado. Otra curiosidad es un Celacanto, que es un pescado que se creía extinto hace 65 millones de años cuando desaparecieron los dinosaurios.

Hace 252 millones de años 95% de las especies marinas se extinguieron. Se cree que esto se debió a una erupción volcánica o un asteroide. Tienen una pared de fósiles que se llama todos los que se han muerto. Sant Ocean Hall trata de crear conciencia sobre la importancia de los océanos. Trabaja con más de 20 organizaciones para mantener la investigaciones y colecciones.

Salón de Geología, Gemas y Minerales Janet Annenberg Hooker

Para mí, el salón de geología, gemas y minerales es el mejor cuarto del Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C.  Solamente en el Museo de Historia Natural de Harvard había visto semejante colección.

Este salón abrió en 1997 luego que Janet Annenberg Hooker aportará $5 millones de los $10 millones que costó remodelarlo. Además del dinero, donó el Broche Esmeralda Hooker (valorado en $500,000 en 1977) y luego los Diamantes Hooker Starburst. Otras piezas de joyería notables son los aretes de diamantes de Marie Antoinette y un collar de diamantes de 263 quilates y una tiara dada por Napoleón a la emperatriz Marie-Louise.

En total hay 2,500 minerales y gemas. La más impresionante es la Aguamarina Dom Pedro, la aguamarina facetada más grande del mundo con 10,363 quilates. Otros que debes buscar son el Topacio de Llama Whitney y el Rubí Carmen Lucía, con un peso de 23.1 quilates, siendo uno de los rubíes birmanos facetados más grandes que existen.

Esta sala enseña sobre geología, incluyendo los procesos que han creado nuestro planeta y las piedras que ves. Una pantalla te muestra todos los terremotos recientes en tiempo real. Puedes aprender sobre las placas tectónicas que crean las cadenas montañosas, volcanes y terremotos. También explica sobre nuestro sistema solar, la luna y los meteoritos.

Diamante Hope

Sin duda, la mayoría van al Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian a ver el famoso diamante Hope. Este diamante tiene más de 300 años de historia, desde que fue obtenido por un comerciante de gemas francés en India en 1666. Dos años después vendió este diamante azul de 112 quilates al rey Luis XIV de Francia que lo cortó a 67 quilates. Fue utilizado como una joya de La Corona. Su sucesor, el rey Luis XVI de Francia le regaló el diamante a María Antonieta de Austria. Ambos fueron puestos en prisión y ejecutados durante la Revolución Francesa. Durante ese tiempo el diamante fue robado.

Apareció 20 años después en Londres con 20 quilates menos y fue vendido a Jorge IV del Reino Unido, En 1824, pasó a formar parte de la colección de gemas de Henry Phillip Hope. Se quedó en la familia Hope hasta 1901. Luego pasó por varios dueños incluyendo el joyero Pierre Cartier y la socialité estadounidense Evalyn Walsh McLean. En 1949, el diamante fue comprado por Harry Winston que lo exhibió su colección de “Corte de Joyas” en Museos por todo Estados Unidos. En 1958 decidió donarlo al Museo Nacional de Historia Natural de Smithsonian.

Se cree que el diamante Hope está maldito, ya que se robó de un templo en honor a la diosa Sītā. Casi todos sus dueños tuvieron vidas extremadamente complicadas y terminaron con muertes trágicas.

El Museo Nacional de Historia Natural en Washington D.C. siempre está cambiando. Hay muchas más exhibiciones temporales y permanentes. Puedes visitar tantas veces quieras y cada vez vas a descubrir cosas nuevas.

Recursos para Viajeros

Comparto algunos de mis sitios favoritos que uso para planificar mis viajes. Kayak es un sitio que compara precios de boletos aéreos en muchísimos sitios para presentarte las mejores opciones de vuelos y precios.

Si estás buscando hoteles recomiendo utilizar el portal de Booking que tiene las mejores ofertas. Para hostales sería Hostelworld y para apartamentos uso Airbnb. Luego debes decidir qué hacer, Get Your Guide tiene muchísimas opciones de tours. Discover Cars tiene excelentes precios en alquileres de carro. Como corredora de seguro, recomiendo comprar Seguro de Viajero con todas las incertidumbres que hay en este mundo moderno.

Mi tienda en Amazon contiene mis productos favoritos que utilizo cuando estoy viajando y cuando estoy en casa.

Puede ser que reciba una comisión si reservas en cualquiera de estos sitios. Esto no tiene costo para ti, pero me ayuda a seguir viajando y produciendo contenido. Todas las empresas son sitios que uso y puedo recomendar. No dudes en contactarme si tienes cualquiera consulta.

Talk to me