Aprende a Espiar en el Spy Museum en Washington D.C.

Spy Museum (Museo de Espías) es uno de los pocos museos en Washington D.C. que no es gratis. El Museo de National Geographic es otro que cobra, sin embargo no hay costo para visitar a todos los que son manejados por Smithsonian. En la primavera del 2019 este museo se mudó a una nueva ubicación en L’Enfant Plaza en el Southwest Waterfront. Fuimos caminando después de visitar las Galerías Freer y Sackler, también conocidas como el Museo Nacional de Arte Asiático.

El edificio nuevo es de vidrio con rayas rojas y tiene las letras “SPY” en su lateral, al igual que en una escultura en la entrada. Construir este museo de 13,000 metros cuadrados (140,000 pies cuadrados) costó $162 millones.

En la planta baja vas a encontrar una enorme tienda de regalos que tiene muchos libros y otros artefactos que usan los espías. También está el legendario Aston Martin DB5 utilizado por James Bond en la película Goldfinger.

Debes proceder a la taquilla para comprar tu boleto, si no lo compraste con anticipación en el sitio web. Con un costo de $24.95 (2020) este museo no es barato, pero sí es una buena manera de pasar varias horas, especialmente si está lloviendo, en Washington D.C. Abre todos los días de 9 a.m. a 6 p.m. excepto los domingos que cierra a las 8 p.m. Si puedes ir temprano o en día de semana vas disfrutar de una mejor experiencia. Cuando fuimos estaba un poco lleno y no tuvimos tiempo para cumplir nuestras misiones.

Spy Museum

Para recorrer el Spy Museum y completar tu misión debes tener entre dos a tres horas disponibles. A pesar que aceptan niños, se recomienda que sean mayores de 9 años para que puedan entenderlo. Fui con mi hermana en una de mis tantas visitas a Washington D.C.

Después que compramos el boleto subimos en un elevador para obtener información sobre nuestra misión encubierta. Cada persona va a una pantalla para completar preguntas. Se te otorga un personaje según tu personalidad. Yo era la espía bailarina Blair Kimura de Nueva York. También te brindan un código secreto (el mío era “yingyang”) que debes memorizar para poder hacer las experiencias en las estaciones que están en todo el Spy Museum.

Al finalizar vas a recibir un puntaje que se compone de tres aspectos: observación aguda, memoria fuerte y conocimiento técnico. Con tu numero de placa puedes buscar tu resultado después en el sitio web o en las pantallas antes de salir. Todas las estaciones estaban siendo utilizadas personas y como estábamos cortas de tiempo no pudimos hacer las pruebas. Así que al final nos dieron nuestro resultado diciendo que éramos muy buenas pasando desapercibidas.

Un teatro informativo te introduce al mundo de las operaciones cubiertas y cómo pueden cambiar el mundo. Este video es narrado por la reconocible voz del actor Morgan Freeman.

Robando Secretos

Después de la sesión informativa pasas a la primera exhibición: robando secretos. Se enfoca en seis espías: Morten Storm, Dmitiri Bystrolyotov, Mata Hari, Sir Francis Walsingham, James Lafayette, Mosab Yousef y Gonen ben Itzhak.

Todos vivieron en diferentes periodos históricos y lugares.. Además, todos usaron diferentes técnicas, incluyendo seducción, astucia, engaño, confianza, riesgo y lealtad. Cada una de las exhibiciones es narrada por el personaje, que incluso puede ser la misma persona sí sigue vivo como es el caso de Morten Storm.

Otra parte de esta exhibición muestra todas las herramientas utilizadas por espías. De seguro has visto muchas en películas, pero en el Spy Museum presentan una transición en la historia, desde cosas rudimentarias hasta tecnologías. Pasamos un buen rato mirando todas las curiosidades. Los objetos están divididos en cinco áreas clave: comunicaciones encubiertas, vigilancia y contravigilancia, escape y evasión, disfraz y entrada secreta.

Una exhibición enseña cómo dar sentido a los secretos que se han obtenido. Además de cómo se crean y descifran códigos que han sido elaborados desde el principio de la historia humana hasta las computadoras más avanzadas. Entender mensajes encriptados ha cambiado la historia, el ejemplo más famoso fue el “Código Enigma” durante la Segunda Guerra Mundial. Análisis explica cómo los analistas hacen sentido de la información. En el cuarto de decisiones puedes participar en ejercicios utilizados por la CIA en su búsqueda de Osama bin Laden.

¿Cómo se espía?

Acción encubierta muestra técnicas usadas por gobiernos y lideres para influenciar eventos en otros países. Las técnicas incluyen sabotaje, engaño, acción letal, soldados secretos, socavando naciones, propaganda y exfiltración.Algunos módulos en el Spy Museum tienen espías reales que relatan sus historias, como la señora encarga de manejar a Noriega en Panamá durante la invasión de los norteamericanos. Otra historia relata la amistad creada por un manipulador israelita con su espía palestino. Mosab Hassan Yousef espiaba al grupo terrorista Hamas. Pidió refugio a Estados Unidos porque su vida estaba en riesgo y fue rechazado. Gonen ben Itzhak, el israelita, tuvo que dar la cara por su amigo para que le dieran asilo.

Berlín se convirtió en una ciudad de espías después de la Segunda Guerra Mundial. Una exhibición tiene parte de un túnel 1,476 pies que pasaba por debajo de Berlín. Este túnel se usaba por misiones americanas y británicas para tener acceso entre el oeste y este para conseguir información de los soviéticos.

La sala de interrogación es bastante fuerte, ya que tiene instrumentos de tortura utilizados por los espías. Hay un kit de tabla de agua (tratan de ahogar a las personas) y una caja de estrés (una estructura de madera que confina a una persona en una posición agachada). La exhibición pregunta si funcionan, ya que las personas pueden mentir para dejar de ser torturadas.

Un mundo incierto

¿Cómo el espionaje cambió la historia? Una exhibición completa en el Spy Museum responde esta pregunta. George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, creó una red de espías para conseguir inteligencia y ganar la revolución. Todos sabemos cómo ambos lados espiaron durante la Segunda Guerra Mundial. A medida que pasan los años, la información es desclasificada y nos enteramos que personajes conocidos, como Julia Childs o Coco Chanel, eran espías. Con la evolución de la tecnología, ahora mucho de espionaje es cibernéticos usando hackers.

No todos los casos de espionaje son positivos, por eso en el Spy Museum hay un cuarto de fallas fatídicas. En su parte superior hay una foto de George W. Bush (puedes visitar su museo en Dallas, Texas) quien no supo interpretar la información del 9/11. Otro caso en los Estados Unidos fue el ataque de Japón en Pearl Harbor.

Los gobiernos no son los únicos que espían, ya que también sucede en el mundo corporativo y en conjunto. En los 1980s, el gobierno de Francia puso micrófonos para escuchar las conversaciones de los pasajeros en primera clase los aviones Concorde de Air France (puedes ver un avión Concorde de Air France en el Museo Nacional del Aire y el Espacio en Washington D.C.). La CIA y el FBI descubrieron lo que estaba pasando y se quejaron con los franceses.

La empresa DuPont hace dióxido de titanio que sirve para pintar el relleno de oreo blanco, pasta de diente, papel, pintura, entre otras cosas. En los 1990s hubo un atentado chino de robarse los secretos de DuPont. La empresa consiguió que el FBI arrestara al perpetrador.

Visitar el nuevo Spy Museum brinda varias horas de diversión entrando en un mundo que principalmente se ve en películas.

Talk to me