¿Qué ver en el Parque Nacional Rapa Nui?

Un 43% de la Isla de Pascua es parte del Parque Nacional Rapa Nui. En 1935 fue declarado Monumento Histórico Nacional de Chile. Luego en 1995 fue inscrito como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Por lo tanto, la zona tiene sus propias leyes internacionales que sirven para cuidar su cultura, flora y fauna.

Para visitar el Parque Nacional Rapa Nui debes adquirir tu boleto de entrada en el aeropuerto de Mataveri en un puesto al lado de la farmacia o en la oficina de CONAF. Esta entrada te permite acceso a todos los lugares por un periodo de 10 días. Cada punto del parque tiene una garita de control donde debes mostrar tu boleto. Puedes visitar los sitios cuantas veces quieras, con excepción de Rano Raraku y Orongo que sólo se pueden ingresar una vez. Si no tienes tu boleto de entrada puedes ser sujeto a una multa.

El horario del Parque Nacional Rapa Nui es de 8 a.m. a 8 p.m. Recuerda ser buen turista y caminar por senderos autorizados, llevarte todos tus desechos y no tocar ni subir sobre los moais.

¿Quienes son los Rapa Nui?

Por un rato se creyó que los polinésicos, incluyendo los habitantes de Isla de Pascua, habían llegado desde Suramérica. Esto se dio gracias a las aventuras del noruego Thor Heyerdahl que hizo la expedición de Kon-Tiki navegando 8,000 kilómetros en una balsa artesanal. Pero luego con pruebas de ADN se comprobó que no era el caso. Habían migrado del sureste asiático y Papúa-Nueva Guinea. Esta población tiene el genoma denisovano qué viene de los neandertales que se cruzaron con nuestra especie, el homo sapiens, en tierras asiáticas.

Hay muchas teorías sobre la fecha exacta de la llegada de los habitantes pero la más aceptada es durante el siglo X. La población siguió creciendo hasta que hubo una crisis por la sobre explotación de los recursos en la isla entre los siglos XVI y XVIII.

Cuando llegaron los europeos en 1722 habían 14,000 Rapa Nui. A finales del siglo XIX solo quedaban 111 nativos. Isla de Pascua es parte de Chile desde 1888. Es parte de la región de Valparaíso desde 1966 cuando finalmente se les dio ciudadania chilena a los Rapa Nui. Ese mismo año se estableció una ley que establece que las propiedades de la isla no pueden pertenecer a particulares foráneos o de extranjeros, incluyendo los propios chilenos.

Los Moai

Todos los lugares para visitar en el Parque Nacional Rapa Nui estan relacionados con las famosas estatuas. Estas estatuas gigantescas de piedras gigantes se llaman Moai Aringa Ora que significa “el rostro vivo de nuestros ancestros” en Rapa Nui. Nosotros simplemente les decimos Moai. Se construían para preservar una energía llamada “mana” que venia de los muertos. De esta forma protegían a la tribu y controlaban las cosechas. La función de los moai era canalizar la energía y atraerla a la tierra.

En otras partes de la Polinesia (islas Marquesas y, Tahiti) se han encontrado estructuras similares que refleja el intercambio de la zona. Los moais eran tallados directamente en las rocas del volcán Rano Raraku y luego eran movidos a sus plataformas ceremoniales “ahu” o enterrados. En Isla de Pascua hay unos 900 moais pero la mayoría (como unos 400 se encuentran en Rano Raraku).

¿Qué ver en el Parque Nacional Rapa Nui?

Ahu Ko Te Riku

Puedes ver algunos moai cerca del pueblo de Hanga Roa incluyendo Ahu Ko Te Riku que es el único que tiene ojos blancos en toda la Isla de Pascua. Estos ojos eran hechos con coral blanco y pupilas de roca volcánica obsidiana. Se encontró un ojo original en 1978 que puedes ver en el Museo Antropológico de la isla. Además, tiene un gorro rojo sobre su cabeza hecho de escoria roja, una piedra volcánica que se saca del volcán Puna Pao. Ahu Ko Te Riku fue restaurado en el siglo XX. Así eran todos en los tiempos de antes, protegiendo a los isleños con la energía de los ancestros.

Es recomendable visitar este lugar al atardecer.

Ahu Tongariki

El monumento más grande de toda la Polinesia es Ahu Tongariki con un altar de 100 metros de largo. Sobre él mismo reposan 15 moais parados sobre una base de piedra dándole la espalda al océano. Cada uno es distinto al otro y hay uno que aún tiene el gorro rojo. Muy cerca hay siete gorros rojos que parecieran como si se hubiesen caído. Hay otros moais en el piso que prueba que Ahu Tongariki pudo haber tenido aun más moais.

Un moai acostado no tiene ojos porque se ponían cuando era levantado sobre un ahu. Otro moai es conocido como el moai viajero ya que fue llevado a Japón en 1982 como parte de una una exposición sobre la cultura de la polinesia. Él le da la espalda al resto de los moai montados sobre la plataforma. Además fue utilizado por un ingeniero checo llamado Pavel Pavel para probar sus teorías sobre el movimiento de estos moai. Sus experimentos funcionaron y ahora se sabe más sobre cómo se trasladaban.

Si vas entre el 21 de diciembre al 21 de marzo puedes ver el sol amanecer detras de Ahu Tongariki. Es un buen lugar para ver el amanecer en el Parque Nacional Rapa Nui.

Orongo

Orongo era una aldea Rapa Nui ubicada en volcán Rano Kau que tenía 54 casas alineadas. Todas tenían vistas al mar y están divididas en tres grupos. Cada vivienda tiene muros de basalto, una roca volcánica, en forma de lajas una sobre la otra, al igual que el techo. Los techos eran cubiertos con tierra y actualmente son verdes ya que la hierba crecía sobre los mismos manteniendo las temperaturas en su interior. Estos techos son muy bajos, puedes entrar por la puerta principal pero debes agacharte para no golpearte la cabeza.

Las casas de los Rapa Nui originalmente tenían forma de bote, pero los fuertes vientos del poblado de Orongo obligó a cambiar la forma de construir. Dentro de las casas se han encontrado pinturas rupestres en colores rojo, azul, blanco y negro. La mayoría de los dibujos eran relacionados con el Hombre Pájaro. Puedes subir el sendero Re Ara o Te Ao, que te lleva al gigante cráter del volcán Rano Kau donde verás una hermosa laguna con vegetación entre las aguas color cobalto. Este mismo camino era utilizado por los Rapa Nui cuando hacían la competencia del Hombre Pájaro que era una prueba física para escoger al nuevo gobernante.

A pesar que el camino es empinado puede ser recorrido sin problemas. El mejor horario para visitarlo es al atardecer ya que el sol ilumina las casas y los petroglifos. Orongo tiene unos 1,700 petroglifos siendo la zona con más arte nativo en el Parque Nacional Rapa Nui. En esta zona no hay moais, ya que el famoso moai Hoa Hakanani´a fue desenterrado por los ingleses en 1868 y llevado al Museo Británico de Londres. Chile esta tramitando la expatriación del moai gigante.

Rano Raraku

A 20 kilómetros al noreste de Hanga Roa se encuentra Rano Raraku que también es conocido como la cantera. En este sitio se elaboraron los famosos moais, por lo tanto se pueden ver en mayor cantidad. El paisaje es muy hermoso ya que tiene un contraste entre el pasto verde y las rocas. Rano Raraku es un volcán de 160 metros de altura. Puedes subir a ver su crater que tiene una laguna de agua dulce en su interior.

Los moai se tallaron de la piedra Toba Lapilli que fue formada con la acumulación de cenizas volcánicas. Cuando visites vas a poder ver moai que nunca fueron terminados, aparte de huecos en la pared del volcán donde sacaron a los moai. Podrás ver cientos de moais en Rano Raraku si caminas por un sendero junto al mar. Muchos están enterrados y sólo se puede ver sus cabezas, a diferencia de otras partes de la isla donde se encuentran de cuerpo completo.

En Rano Raraku puedes ver Tai Hare Atua que es considerado el primer moai por su diseño primitivo. Moai Hinariru es conocido como el moai de cuello torcido que es comúnmente mostrado en publicaciones. Otro moai que debes buscar en la entrada es Piro Piro que tiene una enorme y puntiaguda nariz. Mide casi 11 metros, siendo el más grande de la isla, a pesar que la mayoría de su cuerpo esta enterrado. Hay otro moai de 22 metros que es aún más grande pero nunca fue sacado de la piedra. Si necesitas ayuda encontrando estos moai puedes consultar con los trabajadores.

Cuando visites el Parque Nacional Rapa Nui asegúrate de respetar todas las normas para poder apreciar este legado de una cultura ancestral.

Talk to me