Ir a un sitio sin turistas es algo difícil, pero creo que lo logre cuando fui a visitar Trípoli en Líbano. Esto probablemente se debe al hecho de que si buscas la ciudad en Google, vas ver medios como ABC llamándola la “ciudad jihadista del Líbano”. Las personas en esta ciudad viven como cualquiera otras, la diferencia es que hay un alto control militar. Las calles están llenas de soldados con metralletas, tanques de guerra y puntos de control.

Los franceses tuvieron un mandato en Líbano por 23 años hasta que el país consiguió su independencia en 1943. Los musulmanes Sunni y cristianos vivían en las ciudades costeñas y los musulmanes Shia en el sur y en el valle de Bekaa donde quedan las ruinas de Baalbek.

El gobierno estaba controlado por cristianos maronitas, pero gran parte de la población musulmana estaba en contra de la posición pro-occidental. Cuando se crea Israel, Líbano recibe un éxodo de refugiados palestinos entre 1948 y 1967. Estas personas nuevas añaden a los números de musulmanes viviendo en el país.

La pelea entre los palestinos y los maronitas empezó la guerra civil en 1975. Grupos izquierdistas, panárabes y musulmanes libaneses se aliaron con los palestinos. Luego Israel y Siria se metieron en la guerra a apoyar las diferentes fracciones. La guerra finalmente acaba en 1990 y se estima que murieron 120,000 libaneses. Más de 1 millón de personas se fueron del país como resultado de la guerra. La tensión religiosa entre los Sunni y los Shia siguió después de la guerra.

El conflicto de Bab al-Tabbaneh-Jabal Mohsen en Trípoli

En 1916, Mark Sykes representando el gobierno británico, y Francois Georges-Picot, del gobierno francés, decidieron los bordes de los países del Medio Oriente que conocemos actualmente. Este acuerdo se negocio bastante rápido porque estaban en medio de la Primera Guerra Mundial. Estas líneas rectas le fueron útil a ambos países al principio del siglo veinte, pero afectaron la vida de millones. Siria y Líbano quedaron bajo mandato francés, mientras que Iraq, Transjordania y Palestina sería de los británicos.

Ambas naciones le habían prometido independencia a los países árabes si se rebelaban contra los Otomanos. Ellos no tomaron en cuenta las distinciones sectarias, tribales o étnicas sobre el terreno. Esto causó una lucha para sacar a los poderes europeos y un sentido de nacionalismo árabe.

Antes que los europeos pusieran las fronteras, Trípoli estaba atado por parentesco y comercio con ciudades sirias como Homs y Hama, un poco más hacia el interior. La ciudad una vez estaba a la par con Beirut en términos económicos y comerciales. Pero cuando se independizó Líbano se rompió la unión aduanera sirio-libanesa en 1948. La ciudad perdió su mayor aliado comercial y cayó en declive.

Los musulmanes Sunni de esta ciudad viven en Bab-al-Tibbaneh, un barrio pobre y sucio. Ellos han apoyado el llamado para tomar armas en Siria. Mientras que los Alauitas son una rama de musulmanes Shia que viven en los barrios de Jabal Mohsen. Los residentes de ambos barrios han sido rivales desde la Guerra Civil de Líbano.

Los Alauitas fueron oprimidos por el Imperio Otomano que era Sunni, pero ganaron poder cuando Francia ocupó Siria. Llegaron al poder en Siria después de la independencia, cosa que molesto a parte de la mayoría Sunni.

Disparos y bombas entre ambos barrios

Con 500,000 habitantes, Trípoli es la segunda ciudad más grande en Líbano después de Beirut. Como la mayoría de la población es musulmana Sunni, esta ciudad es considerada territorio de los Sunni conservadores. Los Sunni representan un 27% de la población del país. En esta ciudad es común ver mujeres usando el niqab, el velo negro que cubre completamente a las mujeres, mostrando sólo sus ojos. Los Sunni que viven en Bab-al-Tibbaneh son financiados por Saudi Arabia. Mientras que los Alauitas tienen lazos estrechos con la familia Al Assad, gobernantes de Siria.

Los dos barrios están divididos por la Calle Siria. Jabal Mohsen está en la cima de una colina mientras que Bab al-Tabbaneh está abajo. Como muchos de los muchachos de los barrios no tienen empleo, son fáciles de movilizar. En el 2008 empezaron nuevamente los conflictos entre ambos barrios.

Los Sunni (pro-gobierno) peleaban contra los Alauitas (anti-gobierno). Se tiraban granadas propulsadas por cohetes y se disparaban con ametralladoras. Por supuesto, hubo heridos y muertos. Los ataques continuaron hasta el 2015, cuando dos atacantes suicidas se volaron matando a nueve personas y hiriendo más de 30 en un café en el barrio Jabal Mohsen.

Desde entonces las cosas se han calmado un poco. El gobierno ha puesto una mano muy dura y por eso están metiendo en la cárcel a cualquiera que pueda parecer terrorista. Muchos dicen que están metiendo a personas inocentes y esto ha unido ambos bandos en contra del gobierno.

Esperanza de un mejor futuro para una ciudad histórica

Se nota que la ciudad en algún momento fue una ciudad hermosa, ya que hay edificios que muestran una arquitectura realmente especial. Su ubicación es privilegiada junto al mediterráneo con una zona portuaria llamada El-Mina. Es la única parte de Líbano con islas, que son protegidas porque sirven como lugar para que las tortugas bobas (caguama, cayume o cabezona) pongan sus huevos.

La historia de Trípoli se puede trazar hasta por lo menos el siglo catorce antes de Cristo. En el siglo nueve los fenicios establecieron una estación comercial en Trípoli. Durante el tiempo de Alejandro Magno la ciudad fue usada como un astillero naval. Luego el gobierno Omeya (los mismos que construyeron Anjar) volvió a la ciudad en un centro comercial y de construcción naval. En 1109 llegaron los Cruzadas, hicieron un fuerte y declararon la ciudad como la capital del país de Trípoli. Después llegaron los Mamelucos, Otomanos, Franceses y finalmente el país consiguió su independencia.

Cuando te metes a Trip Advisor casi que no encuentras información sobre cosas que hacer en Trípoli. Por suerte si decides aventurarte y conocerla puedes leer mi articulo ¿Qué hacer en Trípoli, Líbano?

También puedes contratar a Yassmin Lawzi como guía. Ella es una joven que quiere romper con la mala reputación que tiene su ciudad y ofrece tours para locales y extranjeros. Puedes seguirla en Instagram como @trip2poli

Durante mi visita me quede en Via Mina Hotel en El-Mina que queda a cinco minutos de Trípoli. Te invito a leer mi articulo sobre este hermoso hotel boutique histórico.

Vale la pena ir a sitios menos explorados y poder conocer una ciudad históricamente fascinante. Asegúrate de llevar tu cámara porque es fascinante para tomar fotos.