¿Quiénes son los Beduinos?

Nunca había oído hablar de los beduinos antes de mi curso con Mashav en Israel. Nuestra profesora Monse trabajó con ellos ayudándoles a lograr el empoderamiento de las mujeres. Según lo que nos comentaba, los hombres son muy machistas y las mujeres poco pueden salir de casa.

Ella manejo una organización que mantenía las costumbres vivas tejiendo alfombras y bufandas para vender. El trabajo de la mujer es tejer la casa (literalmente) y decorarla, mientras que el hombre es pastor de cabras, ovejas y camellos.

Pero, ¿quiénes son los beduinos?

El nombre beduino proviene del idioma árabe (بدوي) bedaui o badawi, que significa ‘morador del desierto’

Básicamente son árabes nómadas originarios de Arabia, la península situada entre África y Asia, entre el golfo Pérsico, el golfo de Adén y el mar Rojo. Con las conquistas musulmanas del siglo VII se expandieron al norte de África. Están acostumbrados a vivir una vida difícil ya que en algunas zonas del desierto cae menos de cinco centímetros de agua por año.

Ellos se consideran los verdaderos Árabes y los “Herederos de la gloria”. Son mencionados en el Antiguo Testamento como “Qedarites” y como “Aʿrāb (أعراب)” en el Corán.

Es una cultura machista con una jerarquía de lealtades basada en la proximidad del parentesco masculino. Son polígamos y si son ricos pueden tener hasta 4 mujeres, pero cada una vive en su propia tolda. Los matrimonios entre familiares son comunes ya que son permitidos por la ley musulmana. Es muy raro que se casen entre tribus. Si se divorcian, la mujer regresa a vivir con su familia.

Las viviendas son de muchas personas que viven en toldas separadas pero comparten sus comidas. Tienen muchísimos hijos, es común de ver familias con 10 hijos y más.

Originalmente fueron convertidos al cristianismo y judaísmo, aunque muchos terminaron como esclavos durante imperio Romano. Es posible que Abraham, Isaac y Jacob hayan sido beduinos, ya que sus tradiciones han cambiado poco desde los tiempos bíblicos. En el siglo VII, los beduinos fueron entre los primeros conversos al Islam.

Vestimentas y costumbre de los beduinos

Como los beduinos viven en el desierto, su vestimenta debe protegerlos del sol y de la arena. La vestimenta no es pegada al cuerpo para que la tela pueda absorber el calor y no se transfiera a la piel. Cada tribu tiene diseños para su vestimenta, toldas y bolsas de camello para que puedan ser identificados.

Los diferentes miembros de las tribus tienen ropas y joyería para identificar su posición social y estado civil. Los hombres usualmente usan batas de algodón blancas y las mujeres azul o negra. Algunas se cubren con la burka (depende en que país vivan) y otras no.

Es típico que se delineen los ojos con pintura negra hecha de plantas para protegerse del sol, así como hacían los egipcios. Les da un look de piratas del Caribe. También es común que se pinten con tatuajes de henna. Como no tienen agua, no se bañan mucho y el cabello se lo lavan con hojas en polvo (que se mezclan con agua) del árbol sidr, un árbol frutal espinoso también conocido como la espina de Cristo.

Ellos toman café espeso mezclado con jengibre o cardamomo y se reúnen socialmente para hacerlo. Ademas toman bastante té y leche de camello directo del animal. Muchos fuman hashish y algunos toman licor, a pesar que son musulmanes.

Son buenos músicos y les gusta reunirse alrededor de una fogata para tocar y cantar. Sus instrumentos incluyen el tambor y el “kinnor” que data de los tiempos bíblicos. También producen poesía que son particulares a cada tribu.

En Petra comimos en un restaurante beduino llamado Deretna My Mom Recipe. Se que en la foto no se ve tan bueno, pero el mansaf es delicioso. Este plato típico está hecho de cordero cocinado en salsa de yogur seco fermentado y es servido con arroz en una cazuela. También nos alojamos en Seven Wonders Bedouin Camp, que ofrece a los turistas la oportunidad de experimentar su forma de vida.

Beduinos en Israel

Hoy en día hay 270,000 beduinos en Israel. Antes de la independencia de Israel, se estimaba que habían entre 65,000-90,000 en el desierto de Negev. La capital de esta zona es Beersheba al norte. Al oeste esta Gaza y el Mediterráneo, al este el Mar Muerto y al Sur, la ciudad de Eilat en el Mar Rojo.

Cuando vayas al Mar Muerto o al Mar Rojo, vas a ver campamentos beduinos informales en la carretera. Aparte de ver los asentamientos, no tuve contacto con ellos en Israel.

Como estos beduinos son israelitas, solo pueden cruzar de Israel a Jordania o Egipto. En 1954 todos recibieron su ciudadanía. Las comunidades informales van de 70 a 1,500 personas. Sin embargo, hay siete pueblos reconocidos. Incluyendo que Rahat tenia una población de más de 58,700 (en diciembre de 2013); como tal, es el asentamiento beduino más grande del mundo.

Estos pueblos fueron construidos por el gobierno de Israel y cuentan con infraestructura como agua, luz y sistemas de sanidad. También tienen escuelas y hospitales que son gratuitos. Los pueblos no reconocidos tienen escuelas que llegan sólo hasta 6to grado. Muchos beduinos en comunidades informales han sido movidos a fuerza por el gobierno israelita y más de 60% ahora viven en zonas urbanas.

Los primeros Rollos del Mar Muerto, una colección de textos judíos de la antigüedad, fueron encontrados por pastores beduinos en las cuevas de Juán de Qumrán en 1946. En la década siguiente encontraron 972 textos adicionales.

Beduinos en Jordania

Entre los siglos 14 y 18 llegaron los beduinos a Jordania. Actualmente componen entre 33-40% de la población. En la mayoría son seminómadas, ya que parte del año se la pasan en sus hogares haciendo agricultura. El gobierno les brinda los servicios básicos, incluyendo educación, viviendas y clínicas de salud.

En Jordania si tuve bastaste contacto con los beduinos. Se estima que cerca de 1 millón viven en este país y se ven por todos lados. Son muy fáciles de reconocer por sus vestimentas y se han apoderado del turismo.

Salimos de nuestro hotel en Aqaba y tomamos la autopista para ir a Petra, en el camino tuve que detenerme varias veces mientras que los beduinos modernos (no todos estaban vestidos en trajes típicos) cruzaban la autopista con sus cabras.

Llegando a Petra vimos aún más, ya que los Banū, una de las tribus nómadas más grande viven allí. Al lado de la carretera se podían ver con sus casas de telas y hojalata. Viven muy cerca de sus animales, usualmente ovejas y burros. A veces tienen camellos. Los burros y camellos les generan mucho ingreso como transporte para los turistas que visitan Petra.

Petra y Wadi Rum son dos destinos turístico beduinos

Nos quedamos en Seven Wonders Bedouin Camp hotel en Wadi Musa (Petra) que era manejado por puros hombres, las mujeres casi no se ven. Este hotel en Petra era acompañado por varios campamentos cerca de Little Petra. Desde esta zona se puede entrar a Petra por atrás y llegar directo al monasterio. El hotel nos brindo un guía que nos acompaño en el recorrido.

Little Petra es parte de Petra pero no es muy conocido, así que la entrada es gratis. Allí alquile un camello y fui en un corto recorrido hasta el final.

Puedes subir a un mirador que tiene una vista genial para el atardecer. Conocí a un beduino llamado Iman que me preguntó de donde era, le dije Panamá y me dijo que eso era raro y que si estaba cerca a la luna. Me dio risa y nos hicimos amigos. Me quede un rato echando cuentos y me ofreció un té.

Cuando baje me dio ganas de vomitar y no me pude controlar. Me dijo que el té era de salvia. Luego busque en el Internet y salió que si tomas mucho té de salvia te da esos efectos. La verdad es que no creo que tomé demasiado, aún que dice el que se toma para limpiarse.

No tuvimos tiempo de ir a Wadi Rum en el desierto. La tribu Banū al-Ḥuwayṭāt vive en esta zona y manejan todos los hoteles en Wadi Rum.

Talk to me