Los Cedros de Dios tienen 4,000 años de historia

Decidí alojarme en la ciudad de Tripoli, en la parte norte de Líbano, para poder visitar Los Cedros de Dios. Líbano es un país bastante pequeño con carreteras muy buenas, a pesar que manejan como locos. Hay una carretera principal llamada Camino del Mar que va por toda la costa. Esta autopista es muy rápida pero si quieres ir a sitios fuera de la ruta, debes tomar carreteras secundarias que demoran mucho tiempo por las curvas, a pesar que son distancias cortas.

El itinerario que planifiqué por el día incluía visitar Los Cedros de Dios y luego la Cascada Baatara Gorge. Si daba tiempo íbamos a pasar por la Reserva Natural del Bosque de Cedro en Tannourine, que es un buen lugar para hacer senderismo. Pero como fuimos a finales de otoño, los días eran bastante cortos y no nos dio tiempo. Para hacer este recorrido puedes alojarte en un hotel en Tripoli o Via Mina Hotel, que fue donde me quede. Si deseas estar más cerca puedes quedarte en un hotel en Bcharré.

La Epopeya de Gilgamesh y la Biblia menciona a los Cedros de Dios

La obra de literatura más antigua del mundo actualmente descubierta es la Epopeya de Gilgamesh. Fue escrita hace más de 4,000 años. Los cinco poemas sumerios fueron escritos en la antigua Mesopotamia. Gilgamesh era un semidiós, hijo de un Dios y un mortal. Si realmente existió, probablemente fue un rey en algún momento entre 2800 y 2500 antes de Cristo. La Lista de los Reyes Sumerios, que reinaron en Sumer (actualmente en el sur de Iraq) cuenta que Gilgamesh reinó por 126 años (2600 a.d.C).

Lo curioso es que la Epopeya de Gilgamesh es muy similar al Antiguo Testamento de la Biblia, en particular al libro de Genesis. Esta colección de historias cuenta lo mismo que la Biblia, incluyendo el cuento de la gran inundación, el arca de Noé y el Jardín del Edén. Además cuenta como Gilgamesh y su amigo Enkidu van al legendario Bosque de los Cedros, donde planean matar al Guardián, Humbaba el Terrible, y cortar el sagrado cedro.

Los Cedros de Dios son mencionados 103 veces en la Biblia. Un ejemplo es Salmo 92:12 “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano.”

Ouadi Qadisha y los Cedros de Dios son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

En 1998 la UNESCO declaró a Ouadi Qadisha (el Valle Santo) y el Bosque de los Cedros de Dios (Horsh Arz el-Rab) como Patrimonio de la Humanidad. Ambos están ubicados en el Valle de Qadisha en el norte de Líbano.

Para llegar a los Cedros de Dios en el Monte Makmel debes ir al este del pueblo de Bcharré que esta entre 1900 y 2050 metros de altitud.

En la ruta vas a ver Ouadi Qadisha que fue uno de los primeros monasterios cristianos en el mundo. La vista del Monasterio Lady of Hamatoura desde el otro lado del cañón es bastante impresionante.

Es posible visitar los diferentes monasterios que fueron construidos desde el año 375 d.C. El valle esta lleno de cuevas con difícil acceso por la profundidad del río Qashira, que era sagrado para los aramos y cristianos. Este valle fue ideal para que los monjes vivieran aislados. Además, los cristianos que eran perseguidos se refugiaron en esta zona.

Más de mil cuevas se encuentran en esta zona y algunas fueron utilizadas desde la era Paleolítica. El valle fue habitado principalmente por los maronitas, que son un 22% de la población libanesa actual. Llegaron en el siglo VII perseguidos por los primeros musulmanes y otras comunidades cristianas. En las cuevas de Asi-al Hadath se encontraron ocho momias maronitas preservadas del año 1283.

Deforestación masiva en el Líbano desde los tiempos antiguos

En los tiempos antiguos, todo Líbano estaba cubierto con cedros. Su madera fue considerada la mejor del mundo y por lo tanto, fue deforestada por los fenicios, israelitas, egipcios, asirios, babilonios, persas, romanos y turcos.

Los fenicios la usaron para construir barcos y los egipcios por su resina usada para el proceso de momificación. Mientras que los judíos usaron la cáscara del cedro libanés en la circuncisión y el tratamiento de la lepra. El templo de Jerusalén, y los palacios de David y Salomón fueron construidos con madera de cedro. Los otomanos usaron la madera de cedro como combustible para los motores de los ferrocarriles porque ardía mucho mejor que el roble tradicional, ya que el cedro contiene aceite.

En 1876, la Reina Victoria de Inglaterra construyó un muro alrededor de 102 hectáreas para proteger a los retoños de las cabras. Pero en la Primera Guerra Mundial, las tropas británicas usaron cedro para construir ferrocarriles y siguió la deforestación.

Algunos cedros tienen más de 3,000 años

Actualmente existen 375 cedros en el bosque de los Cedros de Dios. Muchos tienen más de 1,000 años y hay dos que tienen más de 3,000. Los más grandes tienen 35 metros de altura y 14 de ancho.

En el bosque debes buscar la obra de arte llamada La Trinidad (padre, hijo y espíritu santo) hecha por el artista Rudy Rahme. Como hay cedros muertos en el bosque, se quiso preservar su historia con un museo natural. La escultura completa demoró 7 años e incluye 70 cuerpos que fueron esculpidos sin usar modelos. Con 39 metros de alto, es la escultura natural más grande del mundo. Le tome una foto, donde se ve Jesús con sus costillas marcadas.

Además de contar con los árboles más antiguos, el bosque es el hogar del árbol de cedro que decora la bandera del Líbano, aún que esta amputado debido a la caída un rayo.

La buena noticia es que desde 1985 los Amigos del Bosque de Cedro han protegido los árboles que quedan. Cedars Forever, un programa de preservación y reforestación de cedro, dice que hoy en día existen 18 parcelas de cedro en el país. Se ha plantado más cedro en Líbano, pero el árbol crece bastante lento.

Visita los Cedros de Dios en tu viaje al Líbano

Visitar los Cedros de Dios no tiene costo, pero si aceptan donaciones. El bosque está abierto todos los días excepto los lunes. En la parte de afuera hay un lugar para estacionarte y tiendas de souvenirs. Puedes comprar desde tableros de backgammon hasta pequeñas estatuas de los fenicios.

Si quieres llevarte un recuerdo, en esta zona hacen placas decorativas para las casas, llaveros y imanes de pequeños pedazos de cedro. Son grabados en sitio con una pluma caliente.

Hay restaurantes en esta zona y es recomendable comer allí. Nosotros no comimos pensando que íbamos a encontrar más restaurantes. Pero como no reciben muchos turistas, hay pocos sitios para comer.

Todos los sitios web que hablan sobre Los Cedros de Dios dicen que son hermosos en el invierno cuando se cubre la zona de nieve. Incluso se puede esquiar en esta parte de Líbano. La realidad es que son hermosos en cualquiera temporada del año y valen la pena ser visitados.

Talk to me