Guía para Visitar Santa Catalina, Panamá

Pasé unos 10 años sin visitar Santa Catalina, un pueblo literalmente al final del camino. Cuando empecé a ir, no había señal de celular ni Internet. Tenía que visitar un Internet Cafe para poder tener contacto con el mundo de afuera. Recuerdo que pagaba por tiempo utilizado y que en esos días podía darme el lujo de desconectarte. Desde la ciudad de Panamá demoraba entre seis y siete horas en llegar a este destino en Veraguas. Hoy en día, la carretera esta en perfectas condiciones, principalmente por el hecho que el Ex Presidente Ricardo Martinelli es del cercano pueblo de Soná.

Santa Catalina ha cambiado bastante, pero sigue teniendo problemas que frenan su desarrollo. Hay muchísimos establecimientos que aún no aceptan tarjeta de crédito. No hay banco ni cajero en el pueblo (2020), el más cercano se encuentra en Soná que queda a una hora en carro o una hora y media en bus. Muchos turistas que llegan sin efectivo y son forzados a regresar en búsqueda de dinero para poder disfrutar su estadía. La mayoría de los hoteles en Santa Catalina aceptan pagos por tarjeta de crédito. Por suerte, ya hay señal de celular e Internet, pero no es completamente consistente. Si estas buscando un destino bastante virgen, entonces Santa Catalina puede ser una opción ideal.

¿Qué hacer en Santa Catalina?

Buceo en Coiba

Fredy Gaviria y su esposa Maria Fernanda son oriundos de Colombia. La familia de ella maneja una escuela de buceo hace 30 años y desde el 2005 están operando en Santa Catalina. Su empresa se llama Expedicion Coiba, que cuenta con una escuela de buceo PADI. Las personas pueden hacer cursos para certificarse empezando en la ciudad de Panamá con practicas en el mar abierto en Portobelo o Coiba. Estos cursos demoran unos cuatro días. Aquellos con poco tiempo también pueden hacer un buceo de prueba para ver si desean certificarse.

Los buzos certificados pueden hacer giras de buceo de un día o más. Freddy me cuenta que tiene clientes que bucean más de 10 días seguidos, pero lo que recomienda son dos o tres días, durmiendo en Coiba. El parque nacional tiene 39 islas con muchos sitios aptos para buceo. Los buceos en las giras de un día son en Isla Canales, que es la más cercana. Dormir en el parque permite explorar la parte norte y sur. Cuando le pregunté que cuál era su sitio favorito, me respondió ¨¡wao, todos!¨ Bufet tiene una roca con mucha vida marina donde se ven escuelas de peces y morenas. Mali Mali recibió su nombre por un guardaparques que estuvo preso en la isla. Este sitio de buceo tiene mucho coral suave y vivo. Otro que le gusta es Sombrero de Pelo que tiene una pared de 40 metros con coloridos corales suaves.

Parque Nacional Coiba

En el 2004, la prisión de Coiba cerró, que había operado desde 1919. Durante la dictadura se convirtió en el lugar donde enviaban a los prisioneros politices. Tenia fama por ser una prisión brutal donde se torturaban a los prisioneros en condiciones extremas. No se sabe con exactitud cuántas personas murieron en el sitio, pero aún se cree que está embrujado. Aquellos que visitan pueden recorrer la prisión, que está siendo devorada por la selva.

En 1992 Panamá creó el Parque Nacional Coiba que incluye la isla de Coiba y 38 otras más pequeñas. Queda junto al Golfo de Chiriquí y tiene una biodiversidad única. Se pueden encontrar 760 especies de peces, 33 tipos de tiburones y 20 especies de cetáceos. Muchas especies son endémicas de la isla, incluyendo mono aullador y agutí de Coiba. Smithsonian tiene un centro de investigación de especies tropicales donde siguen encontrando nuevas especies.

Los turistas que visitan este parque usualmente van a una pequeña isla llamada Granito de Oro. Es el lugar predilecto para hacer snorkeling ya que tiene una pequena playa blanca y muchas rocas. La mayoría van a la isla de Coiba para ver los famosos cocodrilos, recorrer la prisión, los senderos, pozos termales y playas. El Ministerio de Ambiente de Panamá tiene cabañas en pésimo estado, pero tienen un par de años de estar cerradas.

Surf

Santa Catalina es conocido por ser uno de los principales destinos para practicar surf en Panamá. Hay una ola para cada tipo de surfista. Playa El Estero es ideal para aprender, ya que tiene olas pequeñas, sin muchas personas. No hay arrecifes o rocas peligrosos, ya que esta hermosa playa tiene un fondo arenoso. Después de esta playa se encuentra Punta Brava donde se encuentra otra de las olas famosas. Hasta se puede surfear en la playa del pueblo cuando hay un swell grande. Al otro lado de la misma se encuentra Punta Roca. Aquellos que deseen ir un poco más lejos pueden visitar la Isla de Cebaco.

La Punta es la mejor ola de Panamá, siendo una ola de clase mundial por su consistencia. Esta ola pega de diferentes direcciones dependiendo del swell, creando tubos. Un canal permite a los surfistas llegar a la ola sin estar cansados ​​de remar. También, si se encuentran en el medio de la zona de impacto, salen con la espuma, van al canal y reman de vuelta al pico.

Santa Catalina ha sido visitada por campeones internacionales de surf desde los años 70s. Sin embargo, nunca se llenó como otros destinos. Los que visitan se sorprenden de esto. Por lo general, la mayoría de los que practican surf son locales, incluyendo muchos niños que son increíblemente talentosos.

Avistamiento de Aves

Fuimos con Javier de Bird Coiba a ver aves en Santa Catalina. Este estadounidense llegó a la zona hace 30 años cuando estaba en el Cuerpo de Paz. En un baile conoció a ¨la chica más linda del pueblo¨ y la invitó a bailar. Terminó casándose con ella y viviendo en Santa Catalina. Como ha vivido en el pueblo por tantos años, ha visto la transformación de un pueblo que bordeaba una prisión a un sitio turístico.

Él hace tours alrededor del pueblo y en su propiedad ubicada en un acantilado con hermosas vistas del Océano Pacifico. Caminamos unos 40 minutos para llegar a su propiedad, viendo aves en el camino. Para llegar tuvimos que caminar por la Playa Pública, cruzando el río de los manglares. También hace tours a isla Coiba donde se pueden ver 147 especies de aves. De estas 96 son residentes, 40 son migrantes y 12 son accidentales. Se puede ir por un día o varios si se quiere apreciar el resto del parque.

Kayak y Stand Up Paddle

La Isla de Santa Catalina se puede ver desde la Playa Pública, que es como el patio del pueblo. Se puede llegar a la isla en una lancha desde la playa. Si deseas aventurarte, otra opción es ir en kayak o Stand Up Paddle. Se pueden alquilar en el pueblo, pero nuestro Hotel Santa Catalina ofrece a los huéspedes ambas opciones de forma gratuita. Es mejor ir en kayak, ya que queda un poco lejos y es más fácil remar sentado que parado. La isla tiene una playa de arena blanca, más bonita que las del pueblo.También es un sitio de anidamiento para las tortugas. No hay desarrollo en la isla, así que es recomendable llevar cosas de tomar y comer. Y por supuesto, no dejes basura.

¿Dónde comer en Santa Catalina?

Donde Vianka

Vianka Bustos compró su propiedad en 1997, pero no fue hasta el 2004 que abrió su restaurante. En esos tiempos solo habían 3 restaurantes: la pizzeria, Los Pipes y el suyo. Ahora cree que hay más de 35 restaurantes en Santa Catalina. Ofrece comida panameña como arroz con coco, patacones rellenos, pescado frito o a la plancha y tacos. Su ceviche es de lo que salga del día: pulpo, pescado, camarones o mixto. Pedimos ceviche y arañitas fritas, que estaban deliciosos. Por lo tanto, el menú varia dependiendo de los mariscos frescos. Además, tiene opciones vegetarianas que cada vez son más pedidas.

Deseo Bamboo

Francesco Transillo es el chef de Bamboo Eco Lodge, un hotel construido en el 2013 con un tipo de bamboo especial llamado Guadua. Tienen un concepto ecológico combinado con la gastronomía. Es algo curioso que un chef italiano haya creado un sushi bar en Santa Catalina. Me contó que trabajó en Roma por muchos años haciendo catering y cómo chef a domicilio. Tomó un curso de comida oriental y decidió que era ideal para Santa Catalina, ya que los mariscos estaban ampliamente disponibles. El concepto es “yoga, bamboo y good vibes”. Los platos varian, resaltando los productos y la cultura local. Un sushi que pedimos tenia una salsa de maracuya, jengibre, mango y cachaza. El otro era cubierto con soya caramelizada, jengibre rosado, tequila y pimienta. Combina camarones con coco o atún con mango, creando platos gourmet con “productos pobres”.

El Encuentro

Los ceviches son la especialidad de El Encuentro. Este pequeño restaurante se encuentra en la calle principal. El primer día tratamos de ir algo tarde, un poco después de las 8 p.m. Con mucha pena, el dueño nos dijo que se le había acabado la comida. Por lo tanto, tuvimos que ir el día siguiente. El ceviche no es hecho al estilo panameño, sino con leche de tigre, al estilo peruano. Los platos son enormes, servidos sobre papas en tiras. También hacen pizzas al horno, que estaban bastante buenas.

Esencia en La Buena Vida

Este pequeño hotel se encuentra en la calle principal del pueblo de Santa Catalina. Fue decorado artísticamente con pedazos de mosaicos que hacen formas. Su restaurante Esencia sirve comida saludable en un ambiente tropical con muchas plantas. Fuimos a desayunar al Hotel La Buena Vida y pedimos frutas con granola y breakfast burritos con huevos revueltos y vegetales. Abren de 6:30 a.m. a 2 p.m. para desayunos todos los días excepto los martes. La cena es de 6:30 – 9:30 p.m. sin incluir los días domingos y lunes, cuando el restaurante está cerrado.

Otras opciones son Pescao en el Hotel Santa Catalina, Chanos, Chilinguito, Pizzeria Jammin, Los Pibes, Mama Ines y Sugar Mamas.

Talk to me