Conoce el Darién Viejo en La Palma

El año pasado me gané una beca para tomar un curso de turismo rural en Israel. Al regresar de mi curso, recibo una llamada del coordinador de la embajada para ponerme en contacto con Segundo Sugasti. Me cuenta que Segundo también fue becado por MASHAV y desea desarrollar en turismo en La Palma, Darién. Debo admitir que jamás había ido a Darién, pero siempre había estado en mi lista de lugares por visitar. Este año ya he ido dos veces; luego fui visitar la finca agro turística “El Roblecito” en Meteti.

Segundo es biólogo y empezó trabajando en ANCON. Desde el año 1997, le tocaba atender a las personas extranjeras que venían a ver los trabajos de conservación. Luego pasa a trabajar en Ancon Expeditions hasta que se independiza. Su especialidad es hacer tours al Darien profundo usando brújula y visitando lugares donde nadie ha llegado. Hace excursiones de 11 días por la selva en conjunto con Rick Morales que es propietario de Jungle Trek. Los lugares más vírgenes son el parque nacional del Darien con 572 mil hectáreas, la serranía de Tacarcuna y el Corredor Biológico del Bagre.

Me cuenta sobre un plan que hizo USAID en los años setenta con un mapa del Darién para la vocación de cada área: reforestación, ganadería, cuidado de cuencas con bosques de galerías, bosques primarios, pueblos y demás. Dice que en su provincia falta el orden para poder preservarla.

Segundo me dice “quiero morir sin ver destapar el Darién. Seria la ruina total nuestra y el beneficio seria para mucha gente menos para nosotros los darienitas y estoy dispuesto a debatir de altura, porque nosotros no tenemos esa cultura de cuidar.” Tristemente tiene toda la razón.

Mi primera visita al Darien

Coordine por teléfono con Segundo mi visita a la Palma de Darién y convencí a mi novio y otra pareja para sumarse en la aventura. Para llegar a la Palma debes tomar el Corredor Sur hasta el final donde verás letreros que dicen Darién. El camino es bastante pintoresco ya que después de Chepo pasas por el Lago Bayano que es un buen punto para parar. Parte de la carretera está arreglada, mientras que en otras abundan los cráteres, sin embargo es posible ir sin tener un vehículo 4×4.

En mi cabeza tenía una idea que Darién iba a ser virgen con una selva densa; estaba muy equivocada. Darién lleva décadas siendo deforestada. En la autopista vas a ver muchísimos camiones y camas con un sólo árbol partido en tres, que obviamente no es producto de ningún plan de reforestación. Muchísima de la tala en Darién es ilegal pero las autoridades en el camino permiten su paso y sólo se enfocan en el narcotráfico. Es impredecible que lleves tu cédula o pasaporte, ya que hay retenes policiacos frecuentemente. No tienen buenos modales y definitivamente no entienden que hay personas interesadas en a visitar Darién. Es común que quieran revisar tu carro sin orden (cosa que es ilegal) pero decirles que no conlleva que te detengan por más tiempo.

Los tres Darién

El trayecto demora unas cuatro horas hasta llegar a Puerto Quimba. Debes estacionar tu carro y tomar una lancha “panga” por el río Tuira.

Para mi, los grandiosos ríos de Darién: Tuira y Chucunaque eran nombres aprendidos en primaria, por eso fue emocionante poder navegar por uno. Dicen que hay tres Darien: el de las carreteras, de los ríos y de la jungla. Nuestro paseo (que costó $4 por persona) fue muy pintoresco, pasando por manglares hasta llegar al pueblo de La Palma. Una hora y media después vas a encontrar el pueblo de Garachiné y subiendo por el río llegas a Sambú.

Llegando a La Palma, una señora en el barco me dice que es el pueblo más feo de Darién, pero me parecieron pintorescas las coloridas casas montadas sobre el océano Pacífico sobre el golfo de San Miguel. Al bajarnos de la lancha si noto la suciedad que abunda en el pueblo, pero pronto se me olvida por la amabilidad de las personas. Como no están acostumbrados a recibir muchos turistas, nos veían fuera de lugar y las personas salían de su camino para saludadnos.

Estábamos supuestos a quedarnos en el mejor hotel de La Palma que es de una profesora e hicimos nuestra reserva con 3 semanas de anticipación. Pero parece que a la señora se le confundieron los cables y le rentó todo el hotel a una familia que tiene terrenos por la zona que eran clientes frecuentes. Nos terminamos quedando en la Pensión Tuira, un pequeño hotel sobre el mar, decorado con retrasos de mosaicos de todos los colores. La dueña era muy amable y tenia los servicios básicos. Lo único malo fue que la música de la cantina se escuchaba hasta tarde en la noche, ya que todos los días hay fiesta en el pueblo.

La Palma es la capital de Darien

La Palma se encuentra junto al río Tuira, que es el más largo de la república. El 27 de diciembre de 1922 que se crea la provincia de Darien y se nombra La Palma como su capital. Viven 3,500 personas aproximadas y en la época escolar hasta 4,000 por los estudiantes y maestros. Como alberga todas las instituciones de gobierno, muchas personas van a hacer tramites en la mañana y ya en las tardes se regresan. Las personas vienen desde los ríos Mogue, Congo y Balsa, que desembocan en el río Tuira. Los capitanes usan los faros para transitar por la neblina, pero en la noche esta bastante restringido por seguridad.

La carretera se abrió en 1973, pero La Palma data desde 1816. Servia para subir y bajar barcos llenos de plátano, madera, comida, entre otras cosas, rumbo a Yaviza. Con la apertura de la carretera, empieza la deforestación de todo. En los tiempos de antes habían más de 20 aeropuertos operando en la provincia. Incluso habían lineas áreas internas en el Darien.

La Palma tiene infraestructura básica pero aún no cuenta con línea de electricidad y es producida utilizando generadores. Hay servicio de celular en la mayoría de la zona. El agua es lo más problemático, que es absurdo para una provincia donde llueve tanto, pero la distribuyen por horas y la mayoría del día no hay, así que nos tocaba pedir que abrieran los tanques de reserva para poder bañarnos.

¿Qué hacer en La Palma?

Empezamos nuestro día con un buen desayuno en los Cuatro Hermanos, una de las fondas de La Palma. Luego caminamos hasta el hotel “del bajo mundo” de Segundo que tiene un gran cartel de el afuera mostrando sus aventuras en lo profundo de la selva de Darien.

El sobrino, que tiene una taxi pick-up, sería nuestro transportista por el día. No cambiamos todos en los asientos, así que se coloco sillas en la parte de atrás.

Nuestra primera parada fue en el primer ingenio azucarero del país que se encuentra en Mogocénega. Está comido por la jungla, así que tuvimos que usar machetes para visitarlo.

Luego continuamos hasta el túnel de río Colorado. El señor Maneno llegó a la zona a finales de la década de los setentas. Había mucha cacería en el área y se toparon con el túnel. No han llevado a turistas aún, solo gente de la zona. Debes caminar por un potrero por 15 minutos para llegar a la entrada de una gran cueva. Nos encontramos la piel de una culebra X en el piso antes de entrar.

Es necesario llevar linternas porque es oscuro. Si miras arriba vas a ver grupos de murciélagos colgados en el techo.

En el piso encontramos huecos tallados en las piedras, que fueron utilizados para hacer rituales. Es un recuerdo de los indigenas Chocó que vivian en la zona antes de la llegada de los españoles.

Sólo fuimos por la parte transitable, pero hay otra parte de la cueva que aún no llegan a la salida. Para salir tuvimos la opción de regresar o pasar por un pequeño río, que fue más aventura y luego subir por una pared usando las raíces de los árboles.

Fortines de los conquistadores

Al día siguiente fuimos en una lancha a visitar los fortines construidos por los españoles que datan 1680 según un registro de personas estudiosas sobre el tema.

Se construyeron en las desembocaduras de los ríos mas importantes para protegerse de los piratas que en aquel entonces venían por el oro que bajaba por estos rios por las minas de Cana y de los asentamientos de los indigenas.

En algunos fortines habían hasta 40 personas. Visitamos el fortin San Lorenzo otros los llaman el Fuerte San Carlos de Boca Grande y el de Boca Chica. El río Tuira tiene un delta con 8 islas en su desembocadura que fueron los lugares donde se construyeron los fuertes.

También nos llevaron a la zona donde supuestamente Vasco Núñez de Balboa descubrió el mar del sur el 25 septiembre de 1513.

También es posible visitar algunas playas en la zona y comunidades de los Embera que tienen opción de alojamiento. Hacen rituales medicinales para aquellos interesados.

Si quieres visitar Darien puedes contactarte con Segundo Sugasti al 6216-7554.

Más fotos:

Talk to me