Senderos legendarios y medicinales en Finca El Rastrojo

Finca El Rastrojo queda en Nuevo Emperador que es parte del distrito de Arraijan. En el camino puedes parar a ver la iglesia construida a principios de siglo veinte con bases de piedra. Algunas casas son de madera que datan del mismo tiempo y se deben preservar. Se llama Nuevo Emperador porque Emperador fue una zona inundada cuando se construyó el Canal de Panamá y los trasladaron a ese lugar.

También están los polígonos de tiros que usaban los norteamericanos. Pero el gobierno cerró el área que conecta directo con el puente Centenario que pudiera servir como desahogo para el trafico. Los norteamericanos permitían sembrar en esas tierras a los que trabajaban en el Canal. Así continuó la costumbre y todavía quedan algunas fincas entre todas las nuevas barriadas.

Los inicios de Finca El Rastrojo

La finca es propiedad de las hermanas Díaz desde 1987. Pero no era una propiedad para invitar a nadie, sólo para ir de vez en cuando. No tenía nada, ni vivienda, así que se sentaban debajo de los árboles. Empezaron con un rancho en la parte más baja donde había agua.

Incursionaron en el agro turismo por un concurso que vieron en un periódico. El gobierno había dado un premio de cinco mil dólares a una finca de turismo rural en Azuero. Xiomara, Placida y Miroslava decidieron que ellas también incursionarían en el tema. Fueron a Ampyme (la autoridad que ayuda al micro empresario en Panamá) y cogieron un curso en el 2010.

Son excelentes cocineras

Cuando llegamos a Finca El Rastrojo nos habían preparado tremendo buffet. Nos quedamos sorprendidos de la cantidad de comida considerando que sólo éramos dos personas.

El desayuno incluía carimañolas, empanadas, chicharrones, pan, huevos con vegetales y para cuidar la dieta, una bandeja con frutas. Además de jugo frutas naturales que varian según la temporada, como nance, limón, piña, guanábana, y té de hierbas aromáticas.

El café es totalmente orgánico, usan abonos naturales con hojas secas con uniones de ceniza de fogón. Fumigan con cítricos, ajíes y jabones naturales. El café se cosecha después que esté rojo y lo ponen en bandejas para secar; luego lo pilan, tuestan y pulverizan.

El almuerzo varía; puede ser sancocho de gallina de patio con ñame baboso y arroz blanco o carnes y pollo asado con arroz con frijoles, coco o guandú y tajadas. También cocinan un delicioso cerdo al achiote con plátano en tentación. Todo lo hacen natural de lo que producen en la propiedad. Quieren que las personas sean más sanas y para que esto sea así deben consumir comida sana.

La vida campestre en los tiempos de antes

Tienen una exhibición que cuenta como era la vida del campo en los tiempos de antes. El concepto es recordarle a los jóvenes como las abuelitas hacían las cosas.

A pesar que no contaban con niveles de modernización en la cocina, si tenían platos, vasos, rallador de coco y latitas de sardinas que servían como medidor. Usaban totumas (de los árboles) que limpiaban, hervían y secaban para vasijas.

Muestran las prendas que usaban para ir a bailar con sus cintas, peinetas y carteras estilo “chácara”. Planchaban su ropa con una plancha que se ponía en el fogón.

Carla, la hija de Placida, hace jabones artesanales de dos tipos a base de glicerina y reciclados que usa restos de jabones como el de Castilla. Usa la materia prima de la Finca El Rastrojo incluyendo café orgánico, mango, rosas, canela, cacao y moringa. Deja que se seque y luego lo muele diluido en alcohol para mezclarlo con el jabón base. También hace velas con cera de soya, que no son de la finca, y sales exfoliantes. Su página en instagram es @creaciones_isa_camil para hacer pedidos o puedes comprarlos en la finca.

Planea tu visita

Finca El Rastrojo tiene siete hectáreas y media. Tiene 4 niveles la finca: alto, medio, intermedio y abajo, donde está la quebrada. Tienen la suerte de tener un manantial probado con análisis que tiene agua optima para consumo humano. En área más plana tienen la casa, gallinero e infraestructuras incluyendo la zona de juegos y rancho. Tienen un mirador desde el cual se puede ver el Lago Gatún.

Para visitar se tiene que hacer reservas de pequeños grupos ya que quieren recibir turismo de bajo impacto. Lo máximo que han recibido es 75 personas para seminarios. A los estudiantes y jubilados les dan una tarifa con descuento.

No hay hospedaje pero si piensan hacerlo en un futuro. Por el momento, los que desean pueden acampar y usar los baños en la casa familiar.

Sendero de Plantas Medicinales

Si te gusta practicar senderismo vas a disfrutar tu visita en Finca El Rastrojo. Ninguno de los senderos que recorrimos fue particularmente difícil. Junto a la casa esta el Sendero de Plantas Medicinales donde la doctora Placida será su guía.

Tienen muchísimas especies nativas difíciles de conseguir y otras más comunes que no sabía que tenían propiedades medicinales. Como doctora ella cree muchísimo en la medicina natural y si te interesa el tema (como a mi) te va a poder recomendar alternativas para cualquier problema de salud que tengas.

Las leyendas de los senderos

La finca está marcada con banderas rojas que significa que no debes ir solo y que debes tener precaución en caminar porque es zona boscosa. Tienen moro aulladores y careta blanco; loros y tucanes; mariposas azules, chocolates, amarillas y naranjas que varían según el mes.

Pasamos por un higuerón con su monstruosas gambas. Es conocido como el árbol de la vida y le gusta estar cerca de la humedad. Según las hermanas Díaz es un hotel de 7 estrellas ya que alberga vida de todas clases. Nos enseñaron a abrazar los árboles para contagiarte de las buenas energías.

Tienen diferentes variedades de palmas que sirven para hacer sombreros, ranchos y canastas. De las frutas de algunos árboles puedes sacar tintes naturales.

El sendero de piratas es interesante para los estudiantes. Quieren fortalecer la identidad del país para que aprendan sobre la historia. Tenían un perro que tenia un ojo negro y otro blanco que no lo encontraban y resulta que estaba en el sendero y de allí salió el nombre.

Cuenta la leyenda del sendero Aguas Aguas que en el siglo pasado había una princesa llamada Mito que era una mezcla de indígena con española porque tenia los ojos verdes. Era demasiado limpia y tenía muchos seguidores que le cargaban tulas con agua. En el mes de octubre dicen que se escucha su canto en el sendero porque las gotas de lluvia caen sobre los árboles. En los senderos es posible ver aves diurnas y nocturnas.

Al visitar Finca El Rastrojo vas a aprender a cuidar la naturaleza y a nosotros mismos.

Talk to me