Jungle Land Panama, lodge flotante en el Canal de Panamá

Tenía años queriendo visitar Jungle Land Panama pero siempre dejo de último lo que queda tan cerca. No fue hasta que vi una noticia titulada “Turismo en aguas del Canal genera conflicto” que me hizo escribirles para coordinar mi visita. En mi mente no podía entender como la Autoridad del Canal de Panamá no viera la importancia de tener productos únicos que nos hagan competir en el plano internacional.

A los turistas los pasan a buscar pero yo fui en carro propio hasta el muelle público de Gamboa que queda justo después de la cárcel El Renacer. Cuando llegue habían cuatro franceses ya en el bote. Esperamos que llegara un grupo de 18 holandeses que eran tripulación de la aerolínea KLM. Varios tour operadores hacen este recorrido de lo que se conoce como Isla Monos, aparte de locales con sus botes panga. El hotel Gamboa Rainforest Resort también lo ofrece pero desde su propio muelle.

Un paseo por el Canal de Panamá

Desde el muelle de Gamboa pasas por debajo de dos puentes, uno inaugurado hace tres semanas y el otro que tiene 110 años. El puente histórico seguirá en uso ya que es el que tiene los rieles del ferrocarril de Panamá. Cuando pasas al otro lado ya entras a las aguas del Canal de Panamá. Ir en un bote pequeño es una experiencia totalmente diferente que hacer un transito por el Canal de Panamá. Cuando comparas tu tamaño con los otros, te das cuenta que son realmente inmensos.

Este camino es histórico, ya que es parte del antiguo Camino de Cruces que usaban los españoles para transitar el istmo. Vas a ir por unos seis o siete kilómetros que fueron parte del mismo. Durante el recorrido, nuestro guía, Juan Chavez con ayuda del conductor, nos mostró la diversidad de la ruta. Vimos cocodrilo americano, caimán, tortugas, lagartijas, peces y muchísimas aves incluyendo gallaretas pico rojo, jacana y caracoleros.

Las islas dentro del Lago Gatún

El recorrido se hace por la selva a través de islas que eran las cimas de montañas antes de la inundación. Los norteamericanos movieron los pueblos que habían al área a Gamboa en 1911. Esto se hizo para crear el lago Gatún que fue el mayor lago artificial del mundo desde 1913 hasta 1935 cuando los norteamericanos hicieron el Hoover Dam. En ese mismo año también hicieron el lago Alajuela en Panamá que sirve de reserva para alimentar al lago Gatún en caso que no hubiese suficiente agua.

Este lago tiene 425 kilómetros cuadrados y está ubicado en el valle del río Chagres. Desde Gamboa a San Lorenzo en Colón hay una distancia de 50 kilómetros. Cada barco que cruza el Canal de Panamá usa 53 millones de galones de agua que viene mayormente del lago Gatún. Cuando fuimos en octubre estaba en su nivel máximo.

Estas islas eran alquiladas por los norteamericanos a un costo de $100 por año y los locales construían pequeñas infraestructuras para pasar los fines de semana. Cuando el canal fue devuelto a Panamá prohibieron esta practica pero aún quedan los recuerdos entre la jungla.

Los habitantes más famosos de las islas son los monos por eso es conocido como tour de Isla Mono. La isla más conocida es Barro Colorado, un centro de investigación para Smithsonian. Juan, nuestro guía de Jungle Land Panama, nos prometió que antes del almuerzo íbamos a ver tres de los siete tipos de monos que viven en Panamá. Puedo decir que cumplió su promesa.

Llegaron monos titi y cariblancos a comer los bananas y cacahuetes que teníamos. imos a los aulladores de lejos. El guía nos dijo que ha ido unas 200 veces y que siempre ve por lo menos dos de los tres tipos.

Jungle Land Panama es el único lodge flotante

Para entrar a Jungle Land Panama fuimos por un canal en la jungla que sin duda es parte de la aventura. Hay muchísimas plantas acuáticas que cubren todo el camino con aves que caminan sobre ellas. Unos palos de bambú sirven de red para que no pasen al perímetro cercano al lodge donde la gente nada.

Nos sirvieron un almuerzo bastante típico con tamales y arroz con pollo. Los turistas se fueron a hacer kayak y yo aproveche para conversar con Carl Dean Davis, el dueño. Le pregunté que cómo llegó a Panamá y me dijo que fue cuando estaba en el ejercito norteamericano. Nunca estuvo estacionado sólo vino para entrenamiento. Después empezó a trabajar en la industria de cruceros. Estaba buscando un destino nuevo que le interesara a los cruceros pero que no estuviera sobre desarrollado. Que todavía hubiera oportunidad para brindar nuevas excursiones a los cruceristas.

Un concepto en evolución

Originalmente pensó en Costa Rica, pero no estaba seguro que quería hacer. Estaba de vacaciones en Key West, Florida y vio una publicación que anunciaba una casa barco para la venta. Y todo le hizo sentido, una casa barco en el lago Gatún. Fue donde un fabricante para que le construyera un casco y mandó la casa en partes a Panamá en el 2001. Paso nueve meses montando la casa barco y negociando con los permisos con la Autoridad del Canal de Panamá.

Empezó dando tours a los cruceristas en la parte norte del lago Gatún. Al principio llevaba a las personas a visitar las Islas Brujas y Tigres que están llenas de flora y fauna. Luego hizo un acuerdo con el Hotel Royal Decameron Panamá para brindarle tours a sus clientes canadienses que venían en vuelos charter. El problema era que la parte norte estaba muy lejos para manejar desde la playa, así que decidieron moverse al lado sur, como 1 kilómetro de la ubicación actual. Se amarraron a ese sitio con permiso de la Autoridad de Canal por unos 3 años. A ese punto decidieron parar de navegar. Ahora Jungle Land Panama lleva 11 años en Rio Paja, un sitio sin tráfico de barcos y hacen los tours en pangas desde el muelle público.

Un concepto todo incluido rústico

Me dice Carl que tiene que ofrecer un producto todo incluido para competir con el Hotel Royal Decameron Panamá y casi me muero de la risa. El concepto no puede ser más diferente ya que Jungle Land Panama sólo tiene ocho cuartos. Los cuartos pueden modificarlos según la necesidad de los clientes. Por ejemplo si son pareja pueden hacer una cama king, sino dos camas dobles o camarotes. Pueden meter hasta ocho personas por cuarto.

Es rústico, vas a notar que los baños son especiales, ya que hacen compostaje con astillas de madera. Carl dice que en inglés hay una expresión que se traduce a “no quieres ensuciar tu nido” y por eso tienen mucho cuidado en que cae al agua. Originalmente tenían letrinas portables y transportaban los desechos a tierra firme. La Autoridad del Canal de Panamá les tenia un tanque de servicio y coordinaban con una empresa que manejaba las letrinas. Ahora cada cuarto tiene unidades de recogida y lo transfieren a otra embarcación flotante donde lo separan para tratamiento.

A los huéspedes de Jungle Land Panama se le da comidas, meriendas y bebidas, incluyendo alcohólicas. Los que van a pasar el día tienen derecho a almuerzo y bebida.

Aparte de los kayaks, que te llevan a una pequeña cascada como a un kilómetro de distancia, tienen otras opciones de actividades. Los amantes de la pesca pueden probar su suerte atrapando pavón (peacock bass), róbalo (snook) y sábalo (tarpon) en el lago Gatún. Tienen senderos para ver la naturaleza y las aves. En las noches hacen safari nocturnos con linternas donde se pueden ver animales como cocodrilos, conejos ponchos y búhos. Si deseas relajarte puedes subir al piso de las hamacas o tomar sol en el solárium. De verdad que Jungle Land Panama es una de las mejores opciones turísticas en Panamá.

Reserva en Booking

1 Comment

  • Avatar
    Anabel Ruiz M
    Posted noviembre 7, 2018 12:18 am 0Likes

    De verdad se ve que es una experiencia inolvidable el llegar a ese lugar!!Que afortunada!!Lo visitaré en mi próxima visita!! Gracias Úrsula !

Comments are closed.

Talk to me