River Rafting, Chocolate y Elefantes en Bali

Me encantan los elefantes, siempre he pensado que son criaturas nobles. En el itinerario que nos organizó la Embajada para nuestro viaje fam en Indonesia teníamos la opción de escoger entre hacer river rafting, montar un elefante o ir en un paseo en bicicleta por un pueblo típico. Por supuesto, el grupo entero escogió pasear en elefantes en Bali.

A pesar que teníamos transporte incluido en nuestra gira, la empresa que hace la gira nos pasó a buscar al hotel. El Bali Elephant Camp está ubicado en Taro junto al sagrado río Ayung. Uno llega al campamento de elefantes en Bali y le toca esperar a su turno para montarlos. Por suerte puedes comer chocolates mientras esperas.

Conoce el proceso para hacer el chocolate en Pod Bali

Empieza tu tour en Pod Bali con un delicioso shot de chocolate. Los guías te explicaran el proceso completo para hacer chocolate en esta fabrica boutique. Todo empieza con el cacao que es tomado de un árbol para ser fermentado y asado. Puedes probar nibs de chocolate y hacer tus propios chocolates en forma de elefantes.

Al final puedes pasar a la tienda donde puedes probar todas las variedades de chocolates que quieras (¡y nadie te dice cuando parar de comer!). Mis favoritos fueron el de flor de rosella (nosotros le llamamos flor de Jamaica o saril) con marañón y el sal marina. No hicimos el tour, sólo nos tomamos el shot y probamos los chocolates. Si haces el tour puedes pasar el día completo en el sitio.

Pod Bali utiliza practicas sostenibles para crecer el cacao con los granjeros locales de Bali. El cacao es producido de forma orgánica.

Puedes montarte en elefantes en Bali

Para montarte sobre el elefante debes subir en una plataforma de madera donde llegará tu chofer montado sobre tu propio elefante. El elefante tiene una silla de teca sobre su espalda que es donde se montan los turistas. Los elefantes no son endémicos de Bali, son de Sumatra y fueron traídos en un esfuerzo de conservación.

El sendero es muy lindo pero no esta pavimentado (por supuesto) y los elefantes tienen que subir y bajar así que a veces toca agarrarse. Nuestro guía era un gordito muy simpático que incluso hablaba un poco de español. Se puso a cantar “in the jungle, the mighty jungle where the elephant sleeps at night” y nos reímos. Tenía un martillo que sería como el equivalente de una fusta para un caballo. A veces le pegaba al elefante en la cabeza, especialmente cuando quería comer hierba en el sendero. Esto me hizo un poco incomoda.

Al final del sendero el elefante va a pasar por un pequeño lago y es divertido ver como bota agua por su trompa. Puedes usar tu cámara y el centro también te toma fotos que luego te las venden en un CD. Todo el recorrido demora unos 30 minutos y es posible que veas monos y aves.

Cuando te bajas puedes alimentar o acariciar a tu elefante en Bali. Además de los elefantes hay varios osos de sol (como se les conoce en inglés) originarios del sureste asiático.

Nuestro tour incluía comida así que pasamos al final al restaurante. La verdad es que no estaba tan buena y la sopa tenia mucho picante. He probado mejor nasi y mie goreng en otros lados.

¿Ya tienes hotel en Bali? Lee mi artículo ¿En qué área de Bali debería quedarme? o visita Booking para encontrar opciones.

Talk to me