Iglesia de San Nicolás, Monumento a la Destrucción de Hamburgo

Los edificios más hermosos e icónicos de Europa suelen ser iglesias. Las diferentes ramas del cristianismo han perdido relevancia en el viejo continente y muchas se han convertido en atracciones turísticas. Hamburgo tiene unas 100 iglesias en su zona central y alrededores. La Iglesia de San Miguel y la Iglesia de San Nicolás, que ahora es un monumento, son los principales puntos de referencia religiosos. La mayoría de los visitantes incluyen ambos lugares en su lista de cosas que ver en Hamburgo.

Iba caminando desde mi hotel en Hamburgo rumbo a Minatur Wunderland cuando vi un edificio que sobresalía. Cambié mi ruta para visitar la Iglesia de Santa Catalina, mientras caminaba por el río Elba. Seguido por la monumental ruina gótica de la Iglesia de San Nicolás.

Iglesia de San Nicolás

Al final del siglo 12, el Conde Adolf III von Schauenburg fundó un nuevo poblado en Alster, un afluente derecho del río Elba en el norte de Alemania. Esta acción separó la parte vieja del pueblo de la nueva. Sus ciudadanos le pidieron una iglesia para rezar, así que construyó una capilla que fue dedicada a San Nicolás. Se decía que este santo había rescatado a muchas personas en apuros en el mar en su calidad de marino mercante y también ayudaba a los pobres con limosnas generosas. Muchas iglesias en las costas del norte de Alemania lo escogieron como su santo patrón.

Esta fue la segunda iglesia de Hamburgo, después de Catedral de Santa María que estaba fusionado en unión personal con la diócesis de Bremen. La Iglesia de San Nicolás tuvo muchos cambios a través de los años. Pasó de tener capacidad para 300 a 1,500 personas en 1400. Para esas fechas, la iglesia ya tenía 22 altares. En 1517 se construyó la primera torre, pero sufrió daños estructurales y otros causados por fuegos y truenos. Construyeron dos torres más, pero en mayo de 1842 hubo un gran fuego que acabó con un tercio de la ciudad en cuatro días. La tecnología de la era no permitía apagar el incendio en la torre. Terminó colapsando e incendiando la nave, quemándola por completo.

Reconstrucción

Hicieron una competencia para establecer el diseño de la nueva iglesia. Su ganador fue Gottfried Semper, un arquitecto de Hamburgo que estaba viviendo en Dresden. Él quería mantener la estructura, preservando y modernizando sin perder la esencia. Pero los ciudadanos querían una Iglesia de San Nicolás nueva. Empezaron una colecta donde cada persona debía donar un chelín una vez por semana. La propuesta de Semper era parecida a Frauenkirche de Dresden, elegante y moderna, sin ser ostentosa.

En ese tiempo, justo se había completado una catedral gótica en Colonia. Y el público estaba muy entusiasmado por la Edad Media. Pensaban que el estilo gótico era el auténtico estilo germánico y el arco apuntado era” más alemán” que el arco redondo de Semper. La presión del público fue tanta que le otorgaron el contrato a un joven británico llamado George Gilbert Scott.

La construcción comenzó en en 1844, pero demoró 36 años en completar. Se convirtió en el edificio sagrado más importante en el estilo neogótico. Tenía una basílica de tres naves de 86 metros de largo, con tres ábsides del coro y un pequeño baptisterio. El altar, los pisos y la columnas estaban hechas de mármol.

Torre de observación

Visitar la Iglesia de San Nicolás no tiene costo, al menos que quieras subir al campanario e ir al museo. Tenía muy pocos Euros y no aceptaban tarjeta de crédito. Pero decidí pagar los 5 € y subir a lo que una vez fue el edificio más alto del mundo. Su campanario, que aún existe, mide 147,3 metros y fue construido en 1874. El récord no duró mucho ya que en 1876 fue superado por la Catedral de Ruán. Hoy en día, sigue siendo la quinta más alta del mundo. Es el segundo edificio más alto de Hamburgo, después de la Torre Heinrich Hertz con 279.2 metros.

En el 2005 se instaló un elevador de vidrio que te sube a la plataforma de observación que se encuentra a 76 metros. En la subida, que dura 40 segundos, se puede ir apreciando las vistas. La parte superior ofrece la mejor vista de la ciudad, incluyendo el centro de Hamburgo, el Ayuntamiento, el Alster, el puerto, la terminal de cruceros, el Speicherstadt (un complejo de almacenes construido a finales del siglo XIX) y la ciudad de Hafen.

Fotografías históricas muestran cómo se veía Hamburgo cuando fue destruida en 1943, permitiendo hacer un comparativo de la reconstrucción. Puedes visitar la torre de observación y el museo cualquier día excepto el 24, 25 y 31 de diciembre, al igual que el 1 de enero. El horario es de 10 a.m. a 5 p.m. excepto de mayo hasta septiembre que cierra a las 6 p.m.

Segunda Guerra Mundial

Siendo el edificio más alto de la ciudad, la aguja de la Iglesia de San Nicolás sirvió como objetivo para la flota de bombarderos británicos. La eligieron como punto de referencia para sus ataques aéreos nocturnos. Fue el bombardeo más grande hasta la fecha. Por lo tanto, fue descrito como de “dimensiones bíblicas” y se denominó Operación Gomorra. Si tienes curiosidad de saber más, entonces debes bajar al museo que se encuentra en la cripta.

Los bombarderos de los Aliados arrojaron un total de 18,000 toneladas de bombas sobre el puerto, el centro de la ciudad y las grandes áreas residenciales. El fósforo de los incendiarios provocó una tormenta de fuego que alcanzó una altitud de 6,000 metros. La ciudad entera se convirtió en un volcán, con vientos huracanados que elevaron el aire caliente causando baja presión en el suelo, que a su vez absorbió oxígeno, actuando como un acelerador. Aproximadamente 34,000 personas murieron en esta tormenta de fuego; muchos quemados o asfixiados en unos pocos segundos. 40,000 edificios con 263,000 viviendas fueron destruidos y la ciudad de Hamburgo quedó en ruinas. Uno de los cuartos del museo muestra un video de lo acontecido entre el 24 y 29 de julio, 1943. También se puede ver cosas como la propaganda de los Nazi tratando de pretender que los bombardeos eran algo normal.

Actualidad

La Iglesia de San Nicolás sufrió bastante daño pero no lo suficiente para no poder ser reconstruida. Sin embargo, los tiempos habían cambiado y las personas consideraron que habían otras prioridades. En 1951 la nave de la Iglesia fue demolida. Con el paso de los años, el lugar se convirtió en un monumento. Por muchas décadas se dejó sin cuidado y en 1987 se estableció una fundación para restaurar y manejar el sitio.

Todos los jueves al mediodía tienen un concierto gratis de media hora. St. Nikolai Memorial inició la instalación de un carillón en la torre de la ruina de la iglesia en 1993. Se puede ver las 51 campanas que pesan 13 toneladas. Este instrumento puede ser tocado de forma manual y automática.

Lo que queda de la Iglesia de San Nicolás en Hamburgo sirve como recordatorio de todos los horrores vividos en la Segunda Guerra Mundial. Esperamos que no nos olvidemos de esta lección, ya que el mundo no necesita otra guerra mundial.

Talk to me