El Escalofriante Mercado de las Brujas en La Paz

La Paz es una ciudad que esta muy arraigada en sus tradiciones ancestrales. El lugar perfecto para descubrir esto es el famoso Mercado de las Brujas. Su ubicación es muy céntrica en Calle Jiménez y Linares entre Sagarnaga y Santa Cruz. Es muy fácil visitarlo desde cualquier hotel en La Paz.

Queda a una cuadra bajando de la iglesia de San Francisco. También queda muy cerca al Museo de la Coca. Esta es la zona más visitada por los turistas en La Paz.

Rituales ancestrales

Dentro de las tradiciones ancestrales heredadas por los habitantes de La Paz, se encuentran los rituales de agradecimiento a la Pachamama (Madre Tierra) y a los achachilas (ancestros). Estos consisten en la realización de una ofrenda o mesa ritual, la que consta de illas (amuletos) que simbolizan los deseos de salud, amor, trabajo y bienes materiales, como casa, negocio, chacra, dinero, animales, entre otros. A la ofrenda también se le agrega incienso, quwa (planta ceremonial para sahumar) y un feto de llama o vicuña envuelto en lanas de colores y hojas de coca.

Otros elementos como el vino y el alcohol son esparcidos en la tierra, acto conocido como ch’alla. Esta mesa ritual es quemada en fuego sagrado los viernes de cada mes, especialmente en agosto. La población acude a las calles Linares, Santa Cruz y Jimenéz donde se encuentran estas ofrendas. Este sector es conocido como el Mercado de las Brujas.

Nosotros visitamos en enero cuando se realiza el Festival de Alasitas donde se compa lo que se desea en miniatura y un “yatiri” o shaman te lo bendice. Esta tradición viene desde los antiguos indígenas Aymara que aún viven en la zona. Ekeko es el Dios de la abundancia y prosperidad. Su presencia se nota tanto en el Festival de Alasitas, así como en el Mercado de las Brujas.

Mercado de las Brujas

Este es el lugar para ir si quieres buscar alguien que te lea la fortuna usando hojas de coca. Puedes comprar lo que necesites para limpiarte o realizar un hechizo. La magia para protección es considerada magia blanca, mientras que la magia negra es para maldecir a otros.

La calle tiene muchísimos puestos que venden amuletos, incienso, plantas y pociones. Vas a encontrar sapos desecadas, algunos con cigarillos en la boca, en referencia a Ekeko, que se usan para la buena suerte. Las figuras de condor son para los buenos viajes y amuletos del sol Inca para la buena energía.

Algo que sin duda va a llamarte la atención son los fetuses de llama guindados en el Mercado de las Brujas. Tranquilo, que no matan a las llamas para tener los fetuses, sino son de abortos involuntarios. Por eso se ven de distintos tamaños. Son parte de una ofrenda que se hace a la Pachamama, especialmente cuando se va a construir una vivienda nueva. Se entierra el feto de llama, junto a otras ofrendas para traer prosperidad a la vivienda o negocio, al igual que proteger a los trabajadores de accidentes. Algunos bolivianos adinerados sacrifican una llama viva, en vez del feto.

Si quieres visitar este inusual Mercado de las Brujas puedes ir cada día entre 9:30 a.m. a 7 p.m. para ver el legado del antiguo mundo Aymara en el Bolivia de hoy.

Talk to me