¿Qué hacer en La Paz, Bolivia?

La Paz es la capital más alta del mundo con una altura de 3,650 metros (11,975 pies) sobre el nivel del mar.

Este país sudamericano tiene dos capitales: La Paz y la ciudad colonial de Sucre. Sin embargo, 2.3 millones de personas viven en esta ciudad que queda muy cerca del sureste del Lago Titicaca.

La ciudad se encuentra en un cañón creado por el río Choqueyapu que causa la sensación de estar en un tazón rodeado por las montañas del Altiplano. Los tres picos de Illimani, siempre cubiertos con nieve, se pueden ver de muchas partes de la ciudad. La altura causa que pierdas el aire, así que se recomienda comer ligero y descansar el primer día. Mate de coca es el remedio local para el soroche, aún que también funciona la aspirina.

Nos hospedamos en el recién abierto Selina La Paz, ubicado en el bohemio barrio de Sopocachi. Es el mejor barrio si quieres salir, ya que esta lleno de cafés, bares y restaurantes. Verás hermosas mansiones coloniales y mucho arte urbano.

¿Qué hacer en La Paz?

Museo de la Coca

La coca ha sido utilizada por los indígenas de la zona desde hace cinco mil años. Las hojas más viejas se encontraron en Huaca Prieta en la costa de Perú. Fue una de las primeras plantas utilizadas domésticamente en el mundo. El museo cuenta la historia de la coca a través de los tiempos, hasta la satanización actual por la cocaína. En Bolivia mastican las hojas o las toman en el té, ya que ofrece las propiedades estimulantes, como el café.

El Museo de la Coca cuenta como evoluciono a ser un problema cuando la cocaína se popularizó en los Estados Unidos. Al mismo tiempo, aboga por seguir permitiendo el cultivo legal que no sea designado para la droga. El museo es chico y se puede ver en menos de una hora. No se permite tomar fotos. Está en un hermoso edificio antiguo con tiendas en su entrada. Aprovechamos para sentarnos un rato en el patio a tomar una cerveza artesanal con coca.

Monta el Teleférico

La Paz me recordó un poco a Medellín, otra ciudad llena de edificios de ladrillos con un teleférico que sirve como transporte para aquellos que viven en las alturas. Sin embargo, La Paz tiene la mayor red de teleféricos urbanos de todo el mundo. Es comúnmente conocido como “Mi Teleférico” aun que parece el teleférico del Presidente, Evo Morales, que tiene su foto en cada uno de los carros. En su defensa, el proyecto inició en el 2014 bajo su mandato.

Al final del 2018, el sistema tenía 25 estaciones en ocho líneas. Hay tres más en planificación, que al completar sumaran 11 líneas y 30 estaciones. Es el principal método de transporte en La Paz y cuando esté completo cubrirá 33.8 kilómetros (21 millas). Junto a La Paz se encuentra la ciudad de El Alto, que es la segunda ciudad más poblada de Bolivia (La Paz es la tercera). El teleférico va entre ambas ciudades.

A pesar que es un sistema de transporte para los locales, también es utilizado por los turistas. Es una excelente manera de ver las vistas que ofrece la ciudad. Nosotros tomamos la línea roja que sale del Cementerio General rumbo a El Alto. Nos comentaron que los jueves y sábados hacen el “Mercado 16 de Julio” que es el más grande de América del Sur. Aprovechamos para conocerlo pero no es para turistas.

Valle de la Luna

Hay muchas opciones de lugares para visitar cerca de La Paz, como El Valle de La Luna que queda a 10 kilómetros del centro. Puedes tomar un bus colectivo o taxi que son muy económicos en Bolivia. Este valle recibió su nombre del astronauta, Neil Armstrong, que visitó Bolivia en 1969 justo después de caminar en la luna. Dice que el sitio le recordó a los paisajes lunares que vio.

Las montañas del Valle de la Luna son de arcilla que se ha ido erosionando a través de los años, haciendo que parezcan estalagmitas. Los minerales en la arcilla causan diferencias en colores que van desde crema a tonos rojizos. El recorrido completo dura 45 minutos y es bastante fácil. No hay mucha vegetación en la zona aparte de 32 diferentes tipos de cactus.

Mercado de las Brujas

Posiblemente La Paz tiene el único mercado para comprar objetos para hacer brujería. Esta practica es ancestral y viene desde el tiempo de los indígenas Aymara. Se realizan rituales de agradecimiento a la Pachamama (Madre Tierra) en la cual se entierra un feto de llama, junto a otras ofrendas. Esto se hace para pedir por el bienestar de una nueva edificación. Aquellos que son adinerados hasta sacrifican una llama viva y esparcen su sangre sobre el suelo.

También se agradeces a los achachilas (ancestros) mediante ofrendas o usando amuletos. Las personas piden mejor salud, amor, trabajo y bienes materiales. Se practica tanto la magia blanca para protección, como la magia negra que es para maldecir. También encontrarás chamanes leyendo la fortuna usando hojas de coca. De verdad que la calle es muy curiosa y vale la pena visitarla.

Compras

Lo mejor para comprar en La Paz son vestimentas hechas de alpaca y vicuña. Cerca del Museo de la Coca hay muchísimas tiendas que venden productos como chales, bufandas, abrigos, guantes y prendas de vestir. Usan tintes naturales para darle el color a la ropa. No es barato, pero sí consideras la calidad entonces sin duda que vale la pena.

Cementerio General

Un cementerio usualmente no es considerado un sitio turístico pero el Cementerio General es bastante inusual. Es el cementerio más grande de La Paz y está sobrepoblado. Originalmente enterraban a los muertos en los atrios de las iglesia pero esto dejó de ser una opción viable a medida que creció la población.
En 1826, el Presidente de Bolivia estableció la creación de cementerios en todo el país. Como el cementerio es público, sirve como lugar para enterrar a los residentes de todos los estratos sociales. Vas a encontrar monumentos de personajes ilustres y mausoleos de familias poderosas. Al igual que tumbas que parecen apartamentos montados uno sobre el otro en edificios que pueden llegar a tener cuatro pisos de altura. En la parte del frente, la familia coloca objetos que le recuerdan a la persona, muchas veces botellas de licor.

Las tumbas son entregadas por 10 años, después los cuerpos son trasladados o cremados. Es posible comprar una tumba pero cuesta 10 veces el salario mínimo mensual, siendo inaccesible para la mayoría. Muchas veces los familiares no pagan y los cuerpos son evacuados sin aviso, haciendo que sea casi imposible encontrarlos después.

Gastronomía

Cuando piensas en Bolivia no piensas en un destino gastronómico porque su comida no ha sido internacionalizada. Pero sorprendentemente se come muy bien y a precios muy razonables. El restaurante más famoso (y caro) es Gustu que pertenece a Claus Meyer, dueño de Noma en Copenhagen. Este famoso chef quiso buscar un lugar que tuviera excelente calidad de alimentos pero que no fuera reconocido gastronómicamente. Hizo una lista de cuatro lugares. Fue a Bolivia primero, que enamorado y abrió su restaurante. El menú es de degustación con diferentes opciones de platos. También es posible pedir a la carta. Debes tener una mentalidad abierta ya que algunos platos son inusuales.

Si buscas comida típica boliviana no hay mejor lugar que El Vagon del Sur. Empiezas con empanadas y luego ordenas del menú. Yo pedí lechón que vino con plátano, camote y papa, aparte de una deliciosa ensalada de tomate, cebolla morada y choclo. No recomiendo pedir entrada ya que los platos son gigantescos.

Sorprendentemente, mi restaurante favorito fue Ali Pacha, un restaurante vegano. El dueño, Sebastian Quiroga, trabajó en Gustu y luego de ver un documental llamado ‘Earthlings’ decidió ser vegano. El nombre significa el universo de las plantas en el lenguaje Aymara. Al igual que Gustu es un menú de degustación pero cuesta la mitad. Tienen la opción de combinar los platos con un maridaje de vinos.

Talk to me