Aprende agricultura sostenible en Finca El Roblecito, Darien

Nicolas Bravo es un hombre mayor que vive junto a su familia en Finca El Roblecito ubicada en Pinogana, Darién. Si vas a visitarlo debes manejar por la carretera Panamericana unas cuatro horas hasta llegar al pueblo de Metetí. Después pasaras tres puentes y la finca va a estar a tu lado derecho. Un enorme letrero te avisará que llegaste a tu destino.

Es oriundo de Herrera pero no tenia nada, por lo tanto hace 30 años decidió probar su suerte en Darién donde podía conseguir terreno fácilmente. Muchas personas migraron de provincias centrales con la misma idea, incluyendo su amigo Baudilio de Leon, que estaba allí el día que llegamos. Nos dijo “nos dedicamos a la agricultura pero si no teníamos tierra ¿cómo vamos a trabajar?”

Las tierras de Baudilio están un poco después en una reserva hidrológica llamada Filo de Tallo. Junto a la reserva hay dos hoteles, Canopy Camp Darien y Filo del Tallo Lodge, ambos que se especializan en avistamiento de aves. Guardé su celular y prometí regresar con más tiempo.

Agricultura de subsistencia

Finca El Roblecito tiene cinco hectáreas. Cuando pasamos la zona familiar entramos a la finca y pasamos por un estanque donde cría tilapias y tiene aves como patos y gallinas.

Su nieta fue nuestra acompañante durante el recorrido.

Se aseguran de lo que producen sirva para alimentarse y después venden si es posible. Llegamos a una zona donde tenía varios árboles de guanábana y las frutas estaban podridas en el piso. Me dijo llévate todas las que quieras. Le pregunte que porque no las vendía y me dijo que apenas le daban .50 por una mientras que en el mercado de abasto me las venden entre $6-10. Me pareció absurdo la diferencia de precio y entendí que no tenia opción para sacar el producto a mejor precio.

Tiene muchos frutales y vegetales incluyendo naranjos, aguacate, mango, cacao, cereza china, 7 variedades de ñame, yuca, ñampi, piña, zapallo guandú, borojo, entre otros.

Ñampi también lo comí en mi viaje a La Palma en Darién y es un tubérculo difícil de conseguir en Panamá. Tiene sus parcelas de siembra con pequeños carteles que explican que son.

Además tiene paneles de abejas que dice que el Ministerio de Desarrollo Agropecuario lo ayuda, a veces si y a veces no, con ese proyecto.

Darién es conocido por sus árboles que antes de la tala excesiva era la jungla más densa del mundo. Finca El Roblecito tiene especies maderables nativas como roble, caoba, tachuelo, cedro espino y amargo.

Intercala los frutales con los maderables. Para mantenimiento Nicolas usa “puro guira y machete, la champa como le decimos nosotros.”

Tiene una hectárea y 3/4 dividida en 7 manguitas para criar animales como vacas, carneros, gallina, gallina guinea, puercos y otros.

Un lugar para el aprendizaje

En Darién se da mucho la quema y tala que son malas prácticas. Nicolas es muy diferente y quiere educar a las personas por eso se certificó como una finca agro turística para poder compartir su visión con otros.

Recibe a sus visitantes en un rancho junto a su casa que muestra todos sus certificados de cursos que ha tomado con las autoridades y reconocimientos que le han dado.

Vas a ver letreros con nombres de muchos países como decoración. Cuando le pregunté a Nicolas que países lo visitan me dice “son de todos esos países que están allí en las tablitas… han venido de 43 países.” Entre esos podemos mencionar Alemania, Perú, India, Taiwán, Chile, Venezuela, Korea, Estados Unidos, Canada, Colombia, Suiza y México. En su mayoría son grupos de escuela y universitarios.

Se quedan usualmente un mes en Panamá. Pasan los primeros dos días con el y luego van a la ciudad capital hasta que se regresan a sus países para sustentar sus tesis. Se hospedan en la Fundación de Darien o hoteles en Metetí ya que no cuenta con alojamiento. Van a Finca El Roblecito en chiva (bus) sólo les dicen el nombre de Nicolas y ya la gente lo conoce.

Le enseña a los visitantes sus ideas y técnicas como hacer dique; curvas a nivel; barreras vivas y muertas; controles y manejo de suelo con plantas. Practica agricultura sostenible sin usar productos químicos. Dice Nicolas que el también aprende de los turistas que es un intercambio.

Visitas a Finca El Roblecito

Los que deseen visitar esta finca en Metetí deben reservar por lo menos una semana antes. Prefiere visitas por la mañana por el clima. Nosotros fuimos desde ciudad de Panamá por el día, que es un poco pesado. Salimos a las 6 a.m. y llegamos a las 10 a.m. Almorzamos en sitio un delicioso sancocho todo hecho con vegetales de la finca y gallina de patio.

Talk to me