Hace años me di cuenta que es difícil contar con amigos o familiares para hacer viajes. Muchas veces no tienen los mismos gustos o se complican por falta de tiempo. En Instagram salen anuncios de grupos que promueven viajes de turismo de aventuras. Respondí una publicación promoviendo Cerro Gaital pensando que era Cerro La Gaita. El primero queda en El Valle de Antón mientras que el segundo queda en Altos del María y es famoso por sus plataformas de madera. De igual forma decidí sumarme al grupo.

Un sendero difícil

Salimos de la ciudad de Panamá a las 6 a.m. para llegar al mercado a las 7:30 a.m. Lo ideal hubiese sido dormir en un hotel en el El Valle de Antón. Por supuesto, el grupo se atrasó y no fue como hasta las 8:30 a.m. que manejamos a la base de Cerro Gaital. Ya me conocía la carretera pasando por Chorro El Macho porque es la misma ruta que tomé para ir a Finca La Gira.

El grupo se presentó a la base del cerro mientras hacíamos estiramientos para prepararnos para la subida. Nuestros guías eran Nidia Ballesteros y Nariño Aizpurua del Cid. Nos comentaron que hay dos maneras de hacer el sendero: la fácil que vas hasta un mirador y la difícil que llegas hasta la cima.

Para llegar a la cima hay que trabajar en equipo. Hay zonas donde debes subir o bajar con cables, que no siempre estaban bien colocados. Un desliz significaba terminar en el barranco, literalmente. Por lo tanto, la ayuda de nuestros guías y de los más experimentados del grupo era esencial.

Si vas en temporada de lluvia, como fuimos nosotros, se recomienda empezar muy temprano en la mañana. Estar arriba con lluvia en terrenos enlodados sin bordes es un peligro. Aparte la vista desde el mirador y la cima está más despejada en la mañana. Aquellos en excelentes condiciones físicas demoran 1 hora y media para llegar a la cima. Como nuestro grupo era grande nos demoramos 2 horas.

Cerro Gaital tiene una altura máxima de 1,185 metros sobre el nivel del mar. Es uno de los picos más altos del borde del volcán que comprende el pueblo de El Valle de Antón. Junto a La Yeguada y el Volcán Barú componen los más antiguos de Panamá.

Cerro Gaital es un monumento natural

Hay personas que hacen senderismo por el reto de empujar el cuerpo a recorrer a lugares extremos. Hay otros que lo hacen por las fotos y la moda. Yo lo hago por la naturaleza. El grupo iba a un ritmo bastante rápido y yo iba atrás con Nariño apreciando la flora y fauna de Cerro Gaital.

Este cerro en conjunto con los Cerros Caracoral y Pajita fueron reconocidos como área prioritaria para la conservación en 1987. Sin embargo, no fue hasta 1995 que se incluyeron en la lista de áreas protegidas de Panamá.

La vegetación de Cerro Gaital es muy variada. Tiene un bosque húmedo tropical, bosque húmedo premontaño y bosque húmedo muy tropical. Al principio del sendero vas a ver árboles muy grandes. Mientras más subas, se reduce el tamaño de la vegetación y empiezas a ver arbustos.

Hay zonas que están marcadas con letreros como “estación de las heliconias”. Podrás ver muchísimas flores tropicales y orquídeas. Incluso puedes encontrar una de las plantas más antiguas vivientes, la zamia.

Dentro de la zona protegida, se encuentran 39 especies de aves, 34 especies de mamíferos incluyendo 10 tipos de murciélagos, 19 tipos de anfibios y 11 tipos de reptiles.

Mientras que caminábamos Nariño identificó una huella de un felino, que no estaba seguro si era un puma o un jaguar.

Emprendedora de Aventuras

Nidia empezó a hacer hiking cuando tenia 14 años; de pequeña le gustaba la naturaleza. Cuando creció veía fotos de grupos en el Internet que hacían senderismo y decidió que eso es lo que quería hacer. Su empresa se llama NB Adventures que significa Nature Building Adventures. Pero también son las siglas de su nombre.

Su sendero favorito en Panamá es Los Quetzales y el más difícil que ha recorrido es Salto de los Monos en Portobelo. Conoce sitios nuevos a través de otras personas que han ido o explora con otros guías. Todas las semanas tiene actividades que publica en sus redes sociales. En estas actividades se apuntan entre 15 a 25 personas. Algunas personas repiten pero siempre hay personas nuevas.

Hay opciones de senderos para todas las resistencias. Algunos senderos fáciles en Panamá son el Camino del Oleoducto y Plantation en el Parque Soberania, el Parque Metropolitano, Sendero La Cruz y Cerro Picacho. Recomienda que si practicas el senderismo lleves ropa adecuada como pantalones largos, camisa ligera de mangas largas, gorro, crema de sol y repelente de insectos orgánico. Además, se puede llevar una mochila con documentos personales, agua, chocolate para estabilizar energía, bolsas de nueces y frutas.

Escuela de Senderismo en El Valle de Antón

En el 2018 Nariño empezó la primera escuela de senderismo en Panamá llamada India Aventura en Finca Casa Antón. Pueden ir niños desde los 3 años de edad. El concepto es totalmente familiar para que los padres compartan con sus hijos el amor por la naturaleza.

Los senderos más visitados de la zona son la India Dormida, Chorro El Macho y la Piedra Pintada. Pero también hay opciones mas desafiantes como La Corona del Pacífico que demora 7 días recorriendo todo el borde del crater.

Con tantos grupos en las redes ya no hay razón para estar sin plan un fin de semana. Súmate a un grupo y empieza a conocer Panamá.