Mary King’s Close, el escalofriante callejón de Edimburgo

Edimburgo es una de las ciudades más hermosas de Europa. Sin embargo, lo que ves de esta ciudad escocés es realmente una reconstrucción moderna sobre la ciudad original. Para conocer su pasado debes visitar “The Real Mary King’s Close”. “Close” es un termino escocés que se refiere a un callejón. La ciudad de Edimburgo tiene una calle principal, que ahora se le conoce como la Milla Real, y callejones que salen de la misma hacia el norte y el sur.

A diferencia de Glasgow, esta ciudad es bastante empinada y debes subir muchas escaleras. Para protegerse de ataques británicos, Edimburgo fue una ciudad amurallada con alta densidad. Puedes visitar algunos “close” como Advocate’s Close que sigue abierto, incluso tiene un bar popular llamado “Devil’s Advocate”.

Otros “close” se encuentran soterrados luego de una remodelación de la ciudad, incluyendo Mary King’s Close. La entrada de este “close” se encuentra justo al otro lado de la calle del Ayuntamiento de Edimburgo. Para visitar el Edimburgo medieval debes tomar un tour recorriendo cuatro callejones.

Mary King’s Close

Los tours a “The Real Mary King’s Close“ se hacen en inglés e español. La cantidad de tours diarios depende de la temporada del año. En verano se hacen tours cada 15 minutos, mientras que en invierno se reducen. Es mejor reservar en línea, sin embargo, es posible comprar boletos en sitio. El recorrido te lleva por una zona un poco oscura con pisos desparejos y techos que pueden ser bajos en algunas ocasiones. Sufro un poco de claustrofobia pero no tuve problemas durante el recorrido.

Los guía asumen las personalidades de residentes de la zona, incluso se visten como ellos. Los nombres mencionados son originales de personas que vivían en Mary King’s Close y los otros tres callejones entre el siglo 15 y 18. Vas a pasar por cuatro “close” o callejones paralelos que conectaban hacia arriba con la Milla Real. Un “close” recibía su nombre dependiendo de las actividades realizadas en la zona o personalidades que vivían en él mismo. No se permite tomar fotos por temas de seguridad ya que los callejones se encuentran justo debajo del Ayuntamiento de Edimburgo, que es el despacho del alcalde. Al final del tour te toman una foto en el Mary King’s Close con una cámara infrarroja que puedes comprar si deseas.

Estratos sociales

Clases sociales eran muy marcadas en Edimburgo y esto se reflejaba principalmente en las viviendas. Las familias pobres vivían en las “casas bajas” donde un cuarto podia alojar a más de 10 personas. Sus camas eran hechas de paja sobre un suelo de tierra.

Las ventanas brindaban aire, pero no luz ya que los callejones eran muy altos y angostos. Por lo tanto, usaban lamparas quemando aceite de pescado, que producía un olor muy fuerte. En esos tiempos la gente se bañaba sólo una vez al año. Y para rematar en la esquina del cuarto había un balde que era el baño. Todas las casas tiraban sus baldes al callejón dos veces por día, a las 7 a.m. y 10 p.m. Campanas sonaban para avisar que era hora de botar el “gardyloo” que significa “el agua baja” en un francés bastante malo. Excremento humano bajaba los callejones hasta llegar a lo que ahora se conoce como los “Princess Gardens”. Con tanto abono, se pueden imaginar que es un lugar muy fértil. Afortunadamente en Edimburgo llueve bastante, pero cuando no llovía tocaba caminar por Mary King’s Close sobre “gardyloo” que llegaba hasta los tobillos.

Un “close” podían llegar a tener hasta ocho pisos de alto. Las familias clase media y alta también vivían en este lugar, pero en apartamentos más grandes ubicados en pisos superiores. Muchos consideran estos callejones como los primeros rascacielos. Sin embargo, vivir en los pisos de arriba podía ser peligroso, ya que las escaleras de madera eran en forma espiral sin barandas. Fuertes brisas tumbaban las escaleras matando a los que se encontraban sobre las mismas. Todos convivían juntos, a pesar de las diferencias sociales.

Las Marías

El alcalde de la ciudad de Edimburgo vivía en el callejón Stuart. El 15 de junio de 1567 recibió una visita de una prisionera, la reina María Estuardo. Acababa de perder la batalla de Carberry Hill donde fue acusada de traición y tuvo que abdicar su trono en favor de su hijo Jacobo, de un año de edad. La acusaron de la muerte de su segundo marido, Lord Darnley quién había matado a David Rizzio, que según rumores era el padre del hijo de la reina.

María Estuardo se volvió a casar con su tercer marido, Earl of Bothwell, que huyó cuando ella fue acusada y se presume que estuvo involucrado con la muerte de Lord Darnley. Luego fue mandada al Castillo del lago Leven, donde logró escapar un año después. Se fue a Inglaterra buscando ayuda de su prima, Isabel I. Ella no confiaba en María Estuardo, ya que pensaba que quería su trono. La encarceló por 19 años hasta qué fue ejecutada. Visita el Castillo de Edimburgo para saber más sobre la realeza escocesa.

La otra María fue Mary King, una persona importante ya que fue la esposa de un burgués. Cuando murió se convirtió en burguesa. Esto le dio derecho al voto y fue la primera mujer en poder votar en Edimburgo. Se estima que vivió en 1653 en el callejón que recibió su nombre.

Condiciones sanitarias

Se imaginan las condiciones sanitarias de Edimburgo con todo el “gardyloo” bajando por espacios cerrados donde vivían unas 30,000 personas. Originalmente, la peste empezó en Inglaterra, pero pronto llegó a Escocia. En esos tiempos pensaban que los gatos eran de las brujas, incluso en Edimburgo mataron a muchísimas “brujas”. Sin gatos, los ratones se multiplicaron, llevando pulgas y bacterias que propagan enfermedades.

Edinburgh in the 17thC (detail) by Wenceslas Hollar (1670)
Edinburgh in the 17thC (detail) by Wenceslas Hollar (1670)

Edimburgo sufrió 11 pestes en total, sin embargo, la peor fue la de 1645. Los enfermos eran puestos en cuarentena. Se requería colgar una bandera blanca en la puerta para avisar al ayuntamiento. Luego recibían comida y cuidado médico. Si estaban gravemente enfermos eran puestos en cuarentena fuera de la ciudad.

Las plagas

El tour de “The Real Mary King’s Close” te lleva a una habitación donde se puede ver una familia enferma. Había una mujer con dos niños sufriendo de la peste neumónica o peste negra que atacaba los pulmones causando hemorragias internas. Como consecuencia, la sangre suba a la superficie de la piel y las personas se veían negras, por eso el nombre. Si te contagiabas de esta enfermedad tenías muy pocas posibilidades de sobrevivir.

La peste bubónica producía bulbos en las glándulas. El doctor George Rae fue contratado por el ayuntamiento para tratar a los enfermos. Su trabajo era cortar los bulbos, sacar la pus y cauterizar la herida con un metal caliente. Era un mecanismo bastante barbárico, pero salvo muchas vidas. Si sobrevivías la operación los chances de recuperación eran muchos más altos que aquellos que tenían la peste negra.

Su inusual vestimenta era para protegerse de criaturas invisibles llamadas “miasmas” que se esparcían en el aire por malos olores. El traje, las botas y los guantes eran hechos de cuero por ser el material más duro. Además, tenía una mascara en forma de cuervo llena con hierbas para sacar los malos olores. Por supuesto, los “miasmas” no existen, pero sin saber el doctor George Rae hizo todo bien. El traje lo protegió de las pulgas y la mascara evitó que se contagiara de la peste neumónica. Después de tratar a las personas, quemaban las pertenencias de los enfermos, matando a las pulgas y ahuyentando a las ratas. Esta fue la última peste en Edimburgo.

Como recompensa por su servicio, el doctor George Rae fue prometido un pago de £1,200 por año. Pero el ayuntamiento de Edimburgo jamás pensó que sobreviviría. Como sabemos, salió victorioso y le tocó pelear por 10 años hasta que le pagaron.

El fin de Mary King’s Close

En 1750, Mary King’s Close estaba bastante deteriorado, al igual que la mayoría de los otros callejones. Las personas querían un mercado cerrado y techado para poder intercambiar. Originalmente, tenían un mercado al aire libre llamado Mercat Cross. A partir de 1753 todos los que vivían en Mary King’s Close y los otros callejones fueron sacados y compensados. Pasaron una ley que hacia illegal vivir bajo tierra. Sin embargo, podías continuar en la zona sí tenias algún negocio.

Era más barato y rápido mantener las estructuras subterráneas, sino hubiesen tenido que cubrir todo con piedra. Los techos de los callejones fueron reforzados con hormigón en 1753. El mercado nuevo se convirtió en el Ayuntamiento de Edimburgo. Otra parte de Mary King’s Close siguió abierta. 1897 se construyó la extensión del ayuntamiento en Cockburn Street cerrando por completo la zona. Su último residente fue evacuado en 1902, pero no pudimos entrar a su casa porque el papel tapiz tiene arsénico.

En 1938 transformaron la zona en un refugio para la Segunda Guerra Mundial. Después sólo las personas del ayuntamiento podían entrar. Los tours empezaron en 1980. La “ciudad vieja de Edimburgo” visible hoy en día es reconstrucción de los 1800s. Sólo quedan unas seis casas del siglo 16.

Actividades paranormales

Se dice que Mary King’s Close es uno de los lugares más embrujados de todo Escocia. Esto se debe a un señor que escribió un libro de historias de terror llamado “El Mundo Invisible de Satanás al Descubierto”. La gente estaba perdiendo la fe luego de la peste y él quería que regresaran a la iglesia. Nuestra guía nos contó la historia de una pareja que recibieron visitas de espíritus.

Visitamos una casa de una familia adinerada de clase media. Las paredes aún conservan un motivo floral después de 400 años. En 1992 esta casa fue visitada por Aiko Gibo, una medium japonesa, que que estaba filmando un documental de actividades paranormales. Sintió tristeza en un cuarto de la casa y luego vio una pequeña niña llamada Annie que dijo que no tenía con quién jugar. . Fue a comprar una muñeca (Barbie Escocesa) en la Milla Real y la trajo de vuelta. Luego sintió que ya no había tristeza. Desafortunadamente, alguien robó esta muñeca original en abril del 2019. Personas de todo el mundo dejan juguetes que son donados al Hospital Infantil.

¿Te atreverías a visitar a Mary King’s Close y ver la ciudad original de Edimburgo?

Talk to me