Hagia Sophia, el edificio más emblemático de Estambul

He ido dos veces a Estambul y en ambas ocasiones he visitado Hagia Sophia. Este edificio es impresionante y es conocido como la octava maravilla del mundo. Su construcción demoró solo cinco años utilizando una gran fuerza laboral de casi 11,000 personas. Durante mil años fue la iglesia cristiana más grande del mundo hasta que se completó la Catedral de Sevilla en 1520. Al principio de la Edad Media también fue el edificio más grande del mundo y se dice que cambió la historia de la arquitectura.

Hagia Sophia se encuentra en la Plaza Sultanahmet muy cerca a la Basílica Cisterna y la Mezquita Azul. La plaza une ambos sitios religiosos con una enorme fuente. Es un buen lugar para sentarse a pasar el rato y ver a la gente. Puedes llegar fácilmente desde cualquier hotel en Estambul, especialmente si te quedas en la parte europea.

En el 2015, cuando el turismo en Turquía estaba en su apogeo, Hagia Sophia fue visitada por 3.3 millones de personas y fue la atracción turística más visitada en todo el país. El horario para visitar varia según la temporada. Se recomienda comprar el boleto por anticipado si no vas con un tour.

La Iglesia de Hagia Sophia

La estructura que se ve actualmente es la tercera construida en el mismo sitio. La primera iglesia, llamada la ‘Gran Iglesia’ fue inaugurada el 15 de febrero de 360 d.C. en el reino de Constantino II. Sus dimensiones eran mayores que cualquiera iglesia de era y fue construida junto al palacio imperial. Junto a Hagia Eirene, servían como las principales iglesias del Imperio Bizantino. Esta iglesia, construida de madera, fue quemada durante disturbios en 404. No quedó nada de la primera iglesia.

La segunda iglesia fue inaugurada por Theodosius II el 10 de octubre de 415. Los violentos disturbios de Nika en contra del Emperador Justiniano I en 532 causaron un enorme fuego. Como resultado la mitad de la ciudad se quemó, incluyendo la iglesia, y miles de personas murieron. En 1935 encontraron restos de bloques de mármol enterrados en el patio qué se pueden ver si visitas.

El Emperador Justiniano I decidió construir una tercera basilica aún más grande. Esta iglesia ortodoxa griega superaría el templo de Salomón en Jerusalén. Columnas y mármol fue traído de todo el imperio. También ordenó que desmontaran ocho columnas corintias de Baalbek, Líbano, y se enviaran a Constantinopla alrededor de 560. A través de los años, la iglesia de Hagia Sophia sufrió daños por terremotos y fuegos, que siempre fueron arreglados. El interior de la iglesia cambió dependiendo de quién estaba en el poder.

Durante la Cuarta Cruzada, la iglesia fue saqueada y profanada por los cruzados. Es por eso que muchas de sus reliquias originales ahora se pueden encontrar en la Basílica de San Marcos en Venecia. Se convirtió en una iglesia católica que servia al Papa. Esta ocupación se dio de 1204 hasta 1261 cuando la ciudad fue reconquistada por los Bizantinos. Tuvieron que hacer un esfuerzo para arreglarla nuevamente.

La Mezquita de Hagia Sophia

En 1453, Constantinopla fue conquistada por el Imperio Otomano bajo Mehmed el Conquistador. La costumbre era dejar que los soldados tuvieran tres días completos para saquear la ciudad. Todo lo que quedaba después era para él. Los soldados creían que Hagia Sophia contenía la mayoría de los tesoros de la ciudad por eso enfocaron su atención en el edificio. Pero dentro estaban todos aquellos que no podían defender la ciudad, incluyendo mujeres, ancianos y niños. Las mujeres fueron violadas, los niños vendidos a la esclavitud y los ancianos asesinados mientras destrozaban la iglesia.

La primera orden de Sultan Mehmed II fue convertir la iglesia principal del cristianismo ortodoxo en una mezquita. Lo hizo tan rápido que el viernes siguiente ya estaba diciendo sus rezos en este lugar. Destruyeron las campanas, altares y reliquias, al igual que los mosaicos. Los que se salvaron fueron porque fueron cubiertos con yeso.

Se agregaron características islámicas, como el mihrab (un nicho en la pared que indica la dirección hacia La Meca, para la oración), minbar (púlpito) y cuatro minaretes. Hagia Sophia se volvió la primera mezquita de Estambul.

A través de los años, los diferentes sultanes le dieron mantenimiento y renovaron el edificio. Además, fue utilizada como modelo para muchas otras, incluyendo la Mezquita Sultan Ahmet, la Mezquita Suleymaniye y la Mezquita Rustem Pasha.

El Museo de Hagia Sophia

En 1931 se forma la República de Turquia y se cierra la mezquita por orden del primer Presidente, Mustafa Kemal Atatürk. Hagia Sophia ahora sería un museo abierto para todo público. Se quitaron las alfombras y se volvieron a ver las decoraciones de mármol en los pisos después de cinco siglos. El yeso que cubría los mosaicos se removió. Pero el edificio estaba muy deteriorado; el techo se había quebrado y agua estaba entrando chorreando sobre los mosaicos y pinturas. También subió el nivel de humedad, creando un ambiente inestable para la pintura y piedra.

En 1996, el Fondo Mundial de Monumentos puso Hagia Sophia en la lista de monumentos en peligro. Los ayudaron a conseguir fondos y las reparaciones empezaron en 1997 y continúan hasta la fecha.

Por constitución, Turquia es un país laico, pero el presidente actual Erdoğan, que esta tratando de borrar el legado de Atatürk, dijo en marzo del 2019 que fue un error convertir el lugar en un museo. Su plan es volverla nuevamente en una mezquita, pero como es un sitio de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, esta acción necesitaría aprobación de su comité. Esperamos que esto no suceda para que todos podamos seguir disfrutando de este legado arquitectónico.

Talk to me