Cervezas, Cantinas y la Fábrica Hércules en Querétaro

A unas dos horas y media de México D.F. encontrarás Querétaro. Esta ciudad ofrece una alta calidad de vida, por eso muchas personas están escapando la sobrepoblada capital para mudarse a Querétaro. También tiene mucho que ofrecer al turista. La Secretaría de Turismo de Querétaro ha hecho un excelente trabajo estableciendo más de 15 rutas para facilitar la planificación del viaje dependiendo de los viajeros y sus intereses. Si visitas México vas a realizar que sus ciudadanos son gran bebedores; por lo tanto, nos vamos a enfocar en dos rutas: Ruta de las Cantinas y Ruta de la Cerveza Artesanal.

Querétaro produce vino de muy buena calidad, desafortunadamente no tuvimos tiempo de visitar uno de los viñedos. Hicimos parcialmente dos rutas, que son bastante fácil de recorrer, en el Centro Histórico que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996. Vas a disfrutar caminar por las coloridas y pintorescas calles mientras que encuentras una gran variedad de restaurantes, hoteles boutique, cantinas y tiendas. Por lo mínimo debes planificar quedarte dos noches en esta ciudad mexicana.

Ruta de las Cantinas Tradicionales

Si quieres respirar y sentir la cultura mexicana, entonces debes visitar las cantinas de Querétaro. Mucha de la historia de esta ciudad fue forjada en las cantinas, donde las personas cuentan anécdotas, sueñan anhelos, cierran proyectos, pero sobre todo hacen amigos, compadres y comadres. El estilo de cantinas varía y muchas han sido pasadas por generaciones. En total son 28 cantinas anfitrionas que son parte de la ruta. Gerardo Cuanalo, Secretario de Turismo de Querétaro, nos llevó a conocer dos.

La primera cantina que fuimos fue fundada en 1944, siendo la más vieja. No me fije el nombre al entrar, cuando entre pregunté me respondieron “201, dónde viene puro pedotes a la barra”. Pedote es una forma afectiva para referirse a una persona que abusa de las bebidas alcohólicas y tiene el hábito de emborracharse. Luego me presentaron a Saúl, quien ha sido el dueño de la cantina por 42 años. Nos ofreció chamorro que es la especialidad de la casa, pero no pudimos aceptar su oferta cómo recién hablamos comido.

Cantina la Selva Taurina debe tener unos 50 años de ser fundada. Hace 30 años fue comprada. Hoy en día es operada por los nietos del comprador original. Tienen cinco sucursales en Querétaro. La familia tiene una afición a los toros; por lo tanto, los adornos y las fotos son parte de su colección personal. En esta cantina encontré una serpiente en un frasco de mezcal. Me pareció un poco asqueroso, así que no lo probé.

Ruta de la Cerveza Artesanal

La Ruta de la Cerveza Artesanal en Querétaro fue desarrollada para promover y posicionalmente la innovación y creación de sabores locales. Esta ruta tiene 19 paradas en la ciudad que ofrecen cerveza local, al igual que variedades mundiales que se consumen en Querétaro. La Asociación de Cerveceros Artesanales de México ubica a Querétaro dentro de los primeros cinco lugares de producción de esta bebida.

Si deseas ir a lugares que producen cerveza en Querétaro puedes probar Cervecería Río, Cervecería MiQro, Cervecería Toro, Cervecería Hercules, Cervecería Muza, Cervecería Mitote, Cervecería Fundadores o Malta Mater. Las otras paradas de la ruta son Bavaria Das Kleine Brauhaus, Biergarten Eder, Brewer Gastro Pub, Festival Mariachela, La Trinchera, Odrics, Pluma Café Bar, Querétaro Homebrew Club, Tap Room 27, Tap Room 57 y Wicklow.

Algunas cervecerías hacen elaboraciones bastante particulares con ingredientes local. Cervecería Toro usa ingredientes como hoja de aguacate, fruta de temporada y albahaca. Mientras que Cervecería Fundadores tiene aromas y sabores como vainilla, miel de abeja, cilantro, café, cítricos y cacao. La Trinchera es un speak easy que se encuentra dentro de Gracias a Dios cantina.

Bar Colanegra

Colanegra es un cocktail bar nuevo que promueve la sostenibilidad. Por lo tanto, meten las cascaras de las frutas y hierbas en vinagre para limpiar el bar de una forma eco-friendly. Además, las cocinan para hacer otras producciones, por ejemplo un trago cordial con la cascara de toronja. Bajaron sus residuos en un 80%. Johnathan, jefe de barra, nos contó que la tendencia de antes era mientras mas lejos mejor. Ahora es kilómetro cero, compran frutas mexicanas de los mercados locales.

Este bar no se encuentra en la zona turística, sin embargo tienen otro llamado Dodo Café que sí se encuentra en el Centro Histórico de Querétaro.

Degustación de Cervezas

Fuimos a encontrarnos con Miritha Porter Arellano para hacer una cata de cervezas artesanales. Ella nos dice “todos hablamos algo en común, no importa del lugar del mundo donde seas, ni el idioma en el que hables; hay cervezas en todos lados y en todos lados hay cerveceros.” Miritha es parte de ‘Adelita Cerveceras’, un grupo de 80 mujeres cerveceras en todo México que también participa en encuentros latinoamericanos.

La mayoría de los proyectos cerveceros en México son familiares, la esposa, los hijos y los padres están involucros para mantener el negocio hasta que se vuelva algo rentable. Los hombres usualmente siguen trabajando en oficinas y las esposas ven proveedores, atienden a los clientes, cobran, hacen mercadotecnia y encima atienden a los hijos.

Esa noche probamos tres tipos de cerveza. Nos pidió que tomaremos un trago, pasando la cerveza por el paladar. Viajero Inglés es la cerveza que produce ella con su marca Cerveceros Arellano. Es una best bitter, un estilo inglés, con sabores a malta, pan, biscocho, caramelo y naranja. La cerveza no tenía etiqueta ya que era una las últimas que le quedaba luego de haber participado en una competencia. Luego probamos una black IPA o cascadian black ale de Cervecería Hércules y una miller stout de Cervecería Principia de Monterrey. Con la proliferación de cervezas artesanales ahora debes conocer los tipos de cerveza al igual que si estuvieras ordenando un vino por su variedad de uva.

Fábrica Hércules

Hace 170 años empezó la historia de Hércules, una antigua fábrica de textiles que fue tan importante que el barrio tiene el mismo nombre. Ese terrero tuvo varios dueños hasta que llegó a pertenecer a Cayetano Rubio, un español originario de Cádiz. En septiembre de 1838 compra el terreno e inicia la construcción de la fábrica de textiles Hércules. Trajo su maquinaria de Inglaterra e hizo un acueducto de dos kilómetros para traer agua a la fábrica.

El nombre Hércules se da en honor a Diego de Tapia, que fue el primer dueño del terreno en 1591. En su escudo de armas aparecían las columnas de Hércules. En su pico la fabrica llego a dar empleos a más de 2,500 trabajadores de Querétaro. Como tantas personas trabajaban en la misma, decidieron poblar la zona a su alrededor. La tradición era heredar los trabajos que iban de generación en generación. Actualmente la fábrica Hércules sigue operado pero con unos 50 trabajadores que producen producen hilos, telas y mantas.

La Fábrica Hércules se encuentra a siete kilómetros del centro histórico de Querétaro por la ruta del antiguo acueducto. El Barrio es muy pintoresco y esta cambiando para ser más amigable con el turista sin perder su esencia.

Espacio Cultural

Cuando fuimos vimos la entrada hermosa principal que actualmente se encuentra cerrada. Hay planes de convertir esta parte del complejo en un hotel boutique. Hoy en día, Hércules es sinónimo de cerveza no de telas. Debes estacionar tu carro en un gran parqueadero para entrar a este espacio cultural. Lo que solía ser una gran fábrica ahora tiene un aspecto abandonado que le da personalidad a los establecimientos dentro del complejo.

El primer lugar que vimos fue una tienda llamada Olivia 60 que hace jabones artesanales. Por supuesto que terminé comprando algunos, ya que la marca no tiene químicos y usan ingredientes naturales. Tienen hasta jabones para bañar a los perros. Esta parte esta llena de tiendas coquetas, incluyendo Cata Cafe, y algunas tiendas de muebles. Dentro del complejo había otra tienda de ropa sostenible hecha por diseñadores locales. Vale la pena mencionar que Quéretaro acaba de conseguir la designación de ciudad creativa de diseño por la UNESCO.

Una pequeña sala de cine con sillones estilo lazy-boy te brinda la mejore experiencia de sonido. Al entrar al espacio sientes como si te hubieses transportado a los años setenta, ya que tiene un look vintage.

La Cervecería Hércules

En este sitio se fabrica la cerveza que puede ser adquirida en otros lugares de México. Sigue siendo cerveza artesanal pero a mayor escala y es guardada en barriles de madera como se hace con el ron o whiskey. En el medio hay un biergarden o jardín de cervezas que en octubre estaba decorado para la celebración del Oktoberfest. Es un espacio bastante familiar con mesas de picnic bajo grandes telas blancas que sirven para proteger del sol. La Cervecería Hércules produce cervezas fijas incluyendo varios tipos Pale Ale (Indian, White y English), IPA y Czech Pilsener. Aparte tienen cervezas por temporadas, pedimos una llamada ‘Redshift’ con flor de Jamaica que estaba muy buena.

Si deseas almorzar puedes subir al Restaurante Planta Alta que tiene su propio huerto orgánico en sitio. Es esencial hacer reservas ya que el lugar es algo pequeño y se llena bastante especialmente los fines de semana. Este restaurante hace una fusión entre elementos tradicionales del semidesierto queretano con ingredientes locales. Pedimos varios platos para compartir incluyendo mollejas de res con chimichurri de albahaca, tostada de camarón con callo de hacha y arroz con hongos de temporada.

Recorre las mismas rutas que hicimos en Querétaro o selecciona tus favoritas. La lista de opciones que brinda esta ciudad en México es larga.

Talk to me