Nuestro viaje a Croacia comenzó en la capital, Zagreb, ya que fuimos en tren desde Budapest, Hungría. Luego de pasar unos días explorando decidimos cambiar de paisaje e ir hacia el sur, en la costa dálmata. Decidimos alquilar un carro, que fue un problema, que ya casi no tenían opciones automáticas, y manejar 400 kilómetros a Split. En camino paramos en el Parque Nacional Lagos Plitvice.

Planea tu visita

Para llegar a Plitvice desde Zagreb debes tomar la carretera estatal D429 que pasa por la parte este del parque. Hay dos entradas para dividir el flujo de personas. Cada una tiene su propio lote de estacionamiento que tiene costo por hora o por día. Si no quieres ir por el día, te puedes hospedar en un hotel en Plitvice Jezera. Lo bueno de esta opción es que puedes llegar apenas abre el parque y tenerlo para ti.

Se recomienda comprar los boletos con anticipación en temporada alta (junio a septiembre). Presta atención al horario seleccionado ya que no te van a dejar entrar en otro horario. Durante el verano el parque abre de 7 a.m. a 8 p.m. En el otoño y primavera de 8 a.m. a 6 p.m. y en el invierno de 8 a.m. a 3 p.m. Los boletos de entrada cuestan cuatro veces más en el verano que en el invierno. Otoño y primavera tienen una tarifa intermedia. Hay boletos de uno y de dos días.

Obviamente si vas en verano debes esperar que haya muchas personas. Plitvice es la principal atracción turística de Croacia con más de un millón de visitantes por año.Por lo tanto, va a haber congestión en las plataformas de madera y líneas para tomar el barco o el tren panorámico. También llueve menos, así que las cascadas poca agua. El mejor momento para visitar es otoño y primavera. Se pone muy lindo el parque cuando cambian las hojas de color. Yo fui en verano, pero me hubiese gustado ver ese espectáculo. En invierno van muy pocas personas. A veces puede nevar y las cascadas se congelan, que también es impresionante.

A diferencia del Parque Nacional Krka, en los Lagos Plitvice no se permite nadar desde el 2006.

Parque Nacional

Plitvice es uno de los primeros parques de Croacia, y también es uno de los más grandes. Estos lagos, ubicados al borde con Bosnia y Herzegovina, han estado en contacto con los humanos por miles de años. Durante el Imperio Romano, Julio Cesar incorporó la provincia de Illyricum. Esta tierra fue peleada por siglos entre el Imperio Austriaco y Otomano. Incluso en 1805 fue conquistado por Napoleón y luego volvió a pasar a Austria hasta 1918.

Desde 1861, los Lagos Plitvice empezaron a ser un atractivo turístico.A pesar que se dieron varios esfuerzos, no fue hasta 1949 que finalizó la Segunda Guerra Mundial que se declaró parque nacional. Se tomaron estrictas medidas de protección. En 1979, fue inscrito en la lista de Patrimonio Natural Mundial de la UNESCO por su “destacada belleza natural y la producción sin interrupciones de travertino (toba) mediante la acción química y biológica”.

Hay que recordar que Croacia es un país bastante joven, su independencia se dio en 1991 cuando se disolvió Yugoslavia. Durante la guerra hubo conflictos armados en la zona de Plitvice entre los croatas y los serbios que eran leales a Belgrado. Esto causó mucho daño a la infraestructura e incluso pusieron minas. Como consecuencia, UNESCO puso el parque en la lista de Patrimonio en Peligro hasta 1998. En el 2000, se agregaron 102 kilómetros cuadrados adicionales al parque nacional para proteger las corrientes tributarias subterráneas. El parque sigue en peligro ya que no se trata las aguas negras en la zona y han contaminado el agua de los lagos al punto que ya no se puede tomar.

Lagos Plitvice

La palabra “Plitvice” fue escrita por un cura en 1777. Su nombre se debe al fenómeno natural que crea los lagos. La naturaleza formó cuencas poco profundas (pličina, plitko o plitvak significa poco profundo en croata) que se han llenado con agua. A través del tiempo, el agua ha cambiado la piedra caliza y ha creado barreras de travertino que la retienen. Estas barreras siguen creciendo a un ritmo de 1 centímetro por año. Estas represas se depositan por la acción del musgo, las algas y las bacterias.

Desde la superficie se pueden ver 16 lagos separados en partes inferior y superior. Estos lagos fueron formados por agua que baja de la montaña que va de una altitud de 636 a 503 m (2,087 a 1,650 pies) sobre una distancia de unos 8 kilómetros (5,0 mi). El último lago forma el Río Korana. El parque cubre un área total de 29,542 hectáreas (73,000 acres).

Cuando visites vas a notar cómo cambian los tonos del agua que van desde verde, azul o gris. La cantidad de organismos y minerales en el agua, además de la luz del sol, causan estos cambios a través del día.

En tu visita al Parque Plitvice puedes optar entre cuatro senderos y siete rutas. Demora por lo menos 6 horas ver el parque completo pero sí tomas los botes y el tren panorámico puedes hacerlo en menos tiempo. La parte de los lagos superior demora dos horas mientras que la inferior demora tres horas. Veliki Slap es la cascada más alta de Croacia con 70 metros de altitud y se encuentra en los lagos inferiores. La opción del recorrido realmente depende de cuánto tiempo tengas y de tu condición física. Mi recomendación es visitar ambas partes ya que es un sitio realmente hermoso.