Organizar mi visita a Barro Colorado no fue tarea fácil ya que la persona encargada de prensa se había accidentado, así que me demoró varios meses coordinar la fecha. Me enviaron un correo con las opciones de pago qué incluían transferencia o tarjeta de crédito. Al igual que otro correo que detallaba las extensas instrucciones para la visita. Lo más importante es coordinar bien el transporte, ya que el muelle de Smithsonian Tropical Research Institute (STRI) queda justo después del pueblo de Gamboa. Existe transporte público hasta el pueblo pero no más allá y caminar demoraría entre 20 a 25 minutos.

La mañana de la gira a Barro Colorado no podía encontrar mi mochila y salí unos 45 minutos antes de mi apartamento. Las instrucciones eran muy explícitas: el barco se va a las 8 a.m. y no espera a nadie. Usualmente ese tiempo fuese suficiente pero los fines de semanas hacen competencias de bicicletas en la carretera a Gamboa. Manejar tratando de esquivar a los ciclistas, que juraban que eran dueños completos de la vía, no fue tarea fácil. Llegué a las 7:55 a.m. con 5 minutos de sobra. Recomiendo ir un poco antes para no estar estresado.

Barro Colorado no es una isla

Abordé el barco para navegar por el Lago Gatún dentro de Canal de Panamá. Para construir el canal, los norteamericanos represaron el Río Chagres creando lo que fue en esos tiempos el mayor lago artificial del mundo. Este lago fue construido entre 1907 y 1913 en una zona donde antes habían poblados. Sus moradores fueron movidos a la zona de Gamboa. Aquellos que hacen un tránsito por el Canal de Panamá pasan por 33 kilómetros (21 millas) a través del Lago Gatún.

En el área que fue inundada habían montañas que ahora son llamadas islas. El Tour a la Islas de los Monos es el recorrido más común, pero la isla más famosa es Barro Colorado. En 1923, la loma Palenquilla ubicada prácticamente en el centro del canal se le pasó a Smithsonian Tropical Research Institute (STRI). Con 1,564 hectáreas se convierte en la primera reserva biológica del nuevo mundo. En 1924 empezaron a llegar los investigadores científicos.

Con los tratados Torrijos Carter en 1977 se les concedió 5 penínsulas que conforman lo que hoy se conoce como el Monumento Natural Barro Colorado con 5,400 hectáreas. Cuentan con 48 kilómetros de periferia, además de las penínsulas en tierra firme que sirven como amortiguamiento para que los cazadores no puedan entrar y no haya deforestación o perturbaciones. En 1996 se construyeron los edificios y laboratorios que acopian científicos de todas partes del mundo.

Biodiversidad

Al llegar a Barro Colorado fuimos bienvenidos por los aullidos de los monos. Nuestros guías, José Guillermo Sánchez, biólogo panameño especializado en hormigas y el ornitólogo, Jorge Herrera, nos llevaron a la cafetería para un pequeño desayuno. Luego pasamos a un salón de conferencia donde nos preguntaron ¿qué es la biodiversidad? Después de escuchar respuestas nos explicaron que la biodiversidad es la “variedad de muchas especies, ecosistemas y genética (cada uno tiene ADN diferente por su herencia)”.

La biología estudia tanto la vida como la muerte. Por eso, los viruses son importantes ya que sirven para controlar poblaciones. Se reproducen usando células de animales o plantas, evolucionan y se vuelven más resistentes. En la naturaleza hay una competencia por recursos, territorio y sexo.

Panamá es uno de los países más diversos del mundo, ya que tenemos el 10% de la fauna y flora del mundo. México tiene 11% pero Panamá cabe en México unas 26 veces. El Biomuseo explica la razón de semejante biodiversidad. El istmo de Panamá dividió un océano y unió dos continentes. Las rocas submarinas chocaron con las de Sur América formando un puente terrestre entre los continentes. Este puente permitió migraciones masivas de animales y plantas entre Sur América y América del Norte. Además cambio la circulación oceánica afectando el clima mundial. Esto causó que evolucionaran nuevas especies, especialmente las marinas que se adaptaron a condiciones diferentes en el Pacífico y Caribe.

Flora y fauna

Barro Colorado es un paraíso para los avistadores de aves con 335 especies. Panamá tiene 1,010 especies registradas, por lo tanto se pueden ver un tercio en este lugar. Tienen tres especies de tucanes, además de otras especies como la perdiz que es buena con el camuflaje pero no con el vuelo. Se pueden escuchar las pavas que son indicadoras de bosques saludables. Otra especie curiosa es el ave hormiguero que aprendió a comer las hormigas cuando van huyendo de las cucarachas y escarabajos. El bosque de Barro Colorado se cierra muy abajo y es difícil ver algunas especies de aves, solo se pueden escuchar.

Dentro del mismo hay 35 especies de anfibios incluyendo 32 ranas, dos salamandras y una cecilia. Vimos el ciclo completo de la rana venenosa verde y negra. Los indígenas utilizaban su veneno para cazar. Otras especies son la rana arborícola y rana hoja. En Barro Colorado no se encuentra el hongo que afecta a las ranas que Smithsonian investiga en otras partes del país. Esto se debe a que la temperatura es muy caliente. El hongo prefiere lugares templados como El Valle, Darién y Chiriquí.

Hay 71 reptiles, incluyendo 5 culebras venenosas. De las 110 especies de mamíferos, 74 son murciélagos.

Es imposible contar los insectos en Barro Colorado. Hasta la fecha van 1000 especies de chiches, 300 mariposas, 200 hormigas (14 son hormigas guerreras) y 100 cucarachas. Todas realizan funciones importantes como decomponer el bosque, polinizar las plantas, mantener las tazas de crecimiento de otros animales, podar las hojas y son comida para otros organismos.

1369 especies de plantas, arbustos y palmas también son parte del ecosistema.

No hay especies endémicas en Barro Colorado ya que siempre ha habido un intercambio. Por ejemplo, no hay jaguares y pumas residentes pero si visitan la isla en transito desde el Parque Soberanía.

Senderos

Barro Colorado tiene 42 kilómetros de senderos pero los visitantes solo caminan de dos a tres. Los senderos tienen nombres de pioneros, cuidadores e investigadores en sus inicios como Fausto, Donato y William Morton.

Al finalizar la charla introductoria vas a pasar a los senderos de 9:30 a.m. a 12 p.m. Se recomienda mantenerse en los mismos para no perturbar a los animales. Como están claramente marcados con bloques de cemento no hay forma de perderse. Nuestro grupo fue dividido entre los tres guías.

En el bosque la temperatura promedio es de 27 grados centígrados (80 fahrenheit) pero la humedad es bastante alta. Se recomienda llevar capota en caso de lluvia, ya que la precipitación promedia es de 2600 mm pero esto puede variar por fenómenos climáticos. Nos avisaron qué se debe hablar en voz baja y poner los celulares en silencio. Sin embargo, la regla más importante es no llevarse ni dejar nada. No se permite alimentar a los animales ya que puede alterar comportamientos e investigaciones.

Experimentos

Como es de esperar, Barro Colorado genera mucha información de los bosques tropicales para todo el mundo. Durante el recorrido vas a poder ver diversos experimentos de científicos. Nuestro guía nos mostró patrones en las hojas. Dos científicos de la universidad de Utah realizaron que las plantas tienen un mecanismo de defensa. Permiten que los insectos coman hasta que se sientan amenazadas y luego secretan un químico que va por la nervadura de la planta que le sabe mal a los animales.

Muchos alemanes vienen a estudiar murciélagos. Con una cámara con flash y sensores de movimiento pueden observar su comportamiento y alimentación. Hay plantas marcadas en todos los senderos que significan que son parte de algún experimento. También tienen un sensor que envía señal a un satellite en el Caribe, una boya registra el monitoreo constante de la área para predecir un tsunami, temblor o terremoto.

Desafortunadamente, si no eres científico no puedes pernoctar, sólo puedes ir por el día.

Tarifas (2019):
Extranjeros: adultos $100 y estudiantes $70
Panameños y residentes: adultos $50, jubilados $40 y estudiantes $25

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here